"Tesoros Cristiano"
BienvenidaIniciosLo NuevoSalvacionTu Alma Jovenes
Peliculas CristianasPeliculas de la BibliaNoticias CristianasProfecias BiblicasAlfareroEl Ocultismo
 La OracionOREMOS Remedios y Consejos BiblicosLa Biblia y su contenidos.Herramientas BiblicasLa Biblia en un año
Tecnologia Recursos de EmergenciasSu RegresoApocalipsisY el que ha de venirEl Homosexualismo
viviendo en los tiempos BiblicosPasaporte Expres (Arqueologia Biblica"No Mataras"Los niños  son de CristoNiños y Jovenes...Un segundo despues
Espiritu SantoEl cuerpo Templo del Espíritu SantoCita con tigo.Mujer de DiosHombreLa Ley de salud del Senor
Dios sana a los enfermosEl ayuno Pasando Paginas (BiografiasFiestas Mnsuales infoHoyAnuncios
Guerra EpiritualEstudios en videos7 vecesEl cilencio de DiosUn Susurro En El Alma (Poemas)

Double click here to add text.
Contact Us
"7 Veces"
Un hijo de Dios siempre tiene la posibilidad de levantarse otra vez y seguir adelante.
Yo tenía muy pocos años cuando lo vi por televisión, pero me impresionó. Corría el año 1972 y se celebraban los Juegos Olímpicos de Munich. En la prueba atlética de los 10.000 m el favorito, LASSE VIREN, cayó justo a la mitad de la carrera (iban transcurridos 12 minutos y 28 segundos). Durante algunos interminables segundos, Viren dudó si continuar o no... Finalmente, aunque le habían sacado sus contrarios más de 100 m de ventaja, siguió corriendo hasta alcanzarlos. Fue algo fuera de lo normal, Viren corrió como nunca, llegó el primero a la meta y ¡batió el récord mundial! 27 minutos y 38 segundos fue su registro en aquella memorable carrera.



Muchas veces corremos el riesgo de abandonar. En innumerables ocasiones, una derrota nos hunde y creemos que es mejor dejar de correr. En algunas situaciones de la vida, caemos, nos sentimos fracasados y pensamos que es mejor compadecerse de uno mismo y quedarse en el suelo durante un bien rato. Pocas cosas nos hacen tanto daño como los pequeños fracasos. 



En la Biblia nos encontramos con muchas personas que fracasaron y se quedaron compadeciéndose de sí mismos; algunos incluso que volvieron atrás. Pero no todos terminaron así: tal como leímos en el versículo de hoy, un hijo de Dios siempre tiene la posibilidad de levantarse otra vez y seguir adelante. Sea cual sea tu situación, Dios quiere ayudarte: muchos como nosotros fueron tentados a renunciar, pero dejaron que Dios los restaurase. ¿Recuerdas el caso de Juan Marcos? ¿Y el de Pedro? ¿Y el de David?...



Esa es una de las tentaciones favoritas del diablo: volver atrás. A veces, nuestra vida es como una triste tumba donde hemos ido a enterrar nuestros sueños; a veces nos entra la tentación de abandonar porque parece que la única salida es dejarlo todo. A veces el diablo nos ciega de tal manera que no somos capaces de mirar hacia adelante... y no nos darnos cuenta de que todavía quedan posibilidades de levantarse, que todavía hay que seguir corriendo ¡Que nunca es tarde para recuperarse!



¡No vuelvas atrás!, ¡No te quedes caído compadeciéndote de ti mismo!, Merece la pena intentarlo otra vez. Merece la pena confiar en quien no nos desecha nunca... vale la pena levantarse una vez más, y seguir.

"De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es…"

 2 Corintios 5:17
TODO CRISTIANO DEBE APRENDER A VENCER LA TENTACIÓN, porque seremos tentados. Pero, por la gracia de Dios, podemos vencer la tentación. En esta lección aprenderemos a hacer esto. En primer lugar, contestemos algunas preguntas acerca del pecado y de la tentación.

¿PUEDE SATANÁS OBLIGARNOS A PECAR? No, no puede. Satanás puede tentarnos para que pequemos, pero no puede obligarnos a pecar.

¿ES PECADO SER TENTADO? No, no es. El Señor Jesús fue tentado, y sabemos que no pecó. La Biblia dice que Él fue "tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado".

Debemos entender este punto con claridad: La tentación no es pecado. A Satanás le gusta condenar a los cristianos aun cuando no hayan pecado. Le gusta hacer que se sientan culpables al haber sido tentados por algún pecado, pero el ser tentado no es pecado.

¿CUÁNDO ENTRA EL PECADO? El pecado entra cuando decimos Sí a la tentación. Pecamos cuando cedemos a la tentación.

La Biblia habla de algunos pecados que son externos, y de otros pecados que son internos.

Por pecados externos, queremos decir pecados tales como maldecir, mentir, robar, inmoralidad, ebriedad, homicidio. Ningún cristiano debe ser culpable de estos pecados. Si estos pecados todavía existen en la vida de una persona, no hay evidencia que haya nacido de nuevo.

Pero, tristemente, tanto los cristianos como los inconversos son culpables de pecados internos. Por pecados internos queremos decir pecados tales como orgullo, celos, envidia, egoísmo, falta de perdón, odio, codicia. Estos son los pecados secretos que los ojos del hombre no pueden ver. Pero Dios sí los ve y a Su vista son odiosos. Tenemos que aprender a triunfar sobre ellos.

CADA CRISTIANO TIENE ALGÚN PECADO QUE LE ASEDIA. Ese es el pecado con el cual más eres tentado. Satanás conoce tu punto más débil, y es allí donde más te tienta. Para triunfar sobre ese pecado y los demás pecados en tu vida, debes aprender a vencer la tentación.

VENCIENDO LA TENTACIÓN

Para vencer la tentación, debes hacer cuatro cosas:


1. Depender de tu muerte con Cristo.

2. Depender de la vida de Cristo en ti.

3. Armarte con la Palabra de Dios.

4. No hacer caso de la carne.

Consideremos estas cuatro cosas.

Depender de tu muerte con Cristo

Como cristianos, tú y yo hemos sido rescatados del reino de las tinieblas donde reina el pecado. ¿Cómo fuimos liberados? Fuimos liberados por nuestra muerte con Cristo. Dios nos puso en Cristo sobre la cruz. Cuando Cristo murió, morimos juntamente con Él; cuando fue sepultado, fuimos sepultados con Él; cuando resucitó de entre los muertos, también resucitamos con Él. La Biblia dice:

Dando gracias al Padre… cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo (Colosenses 1:12-13).
¿QUÉ QUIERE DECIR ESTO?

Quiere decir que, en Cristo, hemos sido librados del reino de las tinieblas donde reina el pecado. Ya no estamos bajo la autoridad del pecado. Esta es una gran verdad y debemos contar con ella. La Biblia dice:

Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro (Romanos 6:11).

Puesto que hemos sido librados de la autoridad del pecado, el pecado no tiene derecho de reinar sobre nosotros. Ya no tenemos que obedecer más al pecado.

¿CÓMO OBTENEMOS LA LIBERTAD del servicio al pecado? ¡Reclamándola! La Biblia dice:

No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias (Romanos 6:12).


Pensemos en un joven que se alista en el ejército. Está bajo la autoridad del ejército. Tiene que trabajar duramente y obedecer a su oficial superior. Pasan los años y, llega el día en que se le da de baja.

Más tarde en ese mismo día, se encuentra con su oficial superior y el oficial le dice

—José, quiero que vaya a barrer el cuartel y a limpiar y pulir los fusiles.

José se dirige a él y le dice respetuosamente:

— No más de eso para mí, señor.

El oficial le dice:

—¿Qué quiere decir con eso, José? Durante ya cuatro años ha obedecido mis órdenes. ¿Por qué me dice, no más de eso para mí?

—Porque— dice José —tengo mi licencia de salida. José contó con la realidad que él ya estaba de baja y demandó su libertad del servicio militar.

¡NOSOTROS TAMBIÉN ESTAMOS "DE BAJA"!

Como creyentes, estamos "de baja" del servicio al pecado. La Biblia dice que el que ha muerto es libre del pecado; ha recibido su licencia de salida.

DIOS TE DICE: "Tú tienes tu licencia para no servir al pecado. Ahora, cuenta con esta realidad y exige tu liberación. No permitas que el pecado reine más sobre ti".

TIENES QUE OBEDECER A DIOS. Cuando el pecado se te acerque, díle:

—Reconozco tu presencia y tu poder, pero rehuso obedecerte. Sobre la base de la Palabra clara de Dios, me reconozco muerto para ti por medio de Jesucristo mi Señor. Tú no reinarás sobre mí.

Esto es creer en la Palabra de Dios. Destruye el poder del pecado en tu vida.

Cuenta con la Vida de Cristo en ti

La tentación nos viene, no solamente de Satanás, sino también del interior de nosotros. La Biblia dice:

Sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido (Santiago 1:14).

Tenemos dentro de nosotros algo que siempre está tratando de arrastrarnos al pecado. La Biblia lo llama "la ley del pecado que está en mis miembros".
Tenemos en nuestro interior un principio de pecado que siempre está tratando de arrastrarnos hacia abajo al pecado 
¿QUÉ ES UNA "LEY"? Una ley es algo que sucede una y otra vez. Por ejemplo, hablamos de "la ley de la gravedad". ¿Qué queremos decir con esto? Queremos decir que existe una fuerza que siempre hace que los objetos caigan al suelo cuando se les suelta. No importa a dónde tú vayas eso siempre sucede así; de modo que la llamamos, "la ley de la gravedad".

Tenemos en nuestro interior un principio de pecado que siempre está tratando de arrastrarnos hacia abajo al pecado. Por eso es que la Biblia lo llama "la ley del pecado".

¿PODEMOS VENCER LA LEY DEL PECADO MEDIANTE NUESTROS PROPIOS ESFUERZOS? No, no podemos. Dios nos tiene que librar del poder del pecado.

¿CÓMO NOS LIBRA DIOS?

Dios nos libra dándonos a Cristo. Su vida vence la ley del pecado y la muerte en nosotros.

Pensemos otra vez en la ley de la gravedad. Sabemos que la ley de la gravedad siempre está funcionando. Nos mantiene fijos sobre la tierra. No podemos volar sin un aparato mecánico.
Su vida en nosotros vence la ley del pecado y la muerte. (Illustration by Stephen Bates) 
Pero las aves vuelan. ¿Quiere decir esto que la ley de la gravedad no les afecta? No, la ley de la gravedad las arrastra hacia abajo lo mismo que a nosotros. Pero las aves tienen una clase de vida que supera la ley de la gravedad. La "ley" de la vida de un ave es volar.

Ahora, volvamos a nuestra situación. Tenemos "la ley del pecado en nuestros miembros", pero también tenemos a Cristo viviendo en nosotros, y hay una "ley" de Su vida. La ley de la vida en Cristo es vencer el pecado. Su vida siempre triunfa sobre el pecado. Y Su vida en nosotros vence la ley del pecado y la muerte. La Biblia dice:

La ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte (Romanos 8:2).

Esto es maravilloso, pero hay una condición que tenemos que cumplir si queremos que la vida de Cristo venza al pecado en nosotros: tenemos que confiar en que Él lo hará. Vamos a aprender más de esto en la siguiente lección.

Ármate con la Palabra de Dios
Pero Dios nos ha dado otra arma para que la usemos contra Satanás. Esta arma es la Palabra de Dios. 
Ya hemos aprendido acerca del arma poderosa de la oración que Dios nos ha dado. Pero Dios nos ha dado otra arma para que la usemos contra Satanás. Esta arma es la Palabra de Dios. La Biblia dice:

Y tomad… la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios (Efesios 6:17).

Cuando el Señor Jesús fue tentado en el desierto, usó esta arma para vencer a Satanás. Tres veces Satanás tentó al Señor Jesús, y tres veces Jesús le respondió con la Palabra de Dios.

EL SEÑOR JESÚS USO EXACTAMENTE EL VERSÍCULO APROPIADO para refutar cada tentación de Satanás. Cuando Satanás intentó hacer que Jesús le adorara ofreciéndole todos los reinos del mundo, el Señor Jesús no le citó el Salmo 23. Este es un bello pasaje de las Escrituras, pero no era el arma para usar contra esa tentación. En vez de eso, el Señor Jesús le dijo,

Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás (Mateo 4:10).

EL SEÑOR JESÚS VENCIÓ A SATANÁS porque había memorizado la Palabra de Dios, y sabía usarla. ¿Ves por qué es tan importante para ti memorizar las Escrituras? Debes armarte con la Palabra de Dios.

He aquí unos versículos de victoria. Aprende lo que significan. Memorízalos. Úsalos contra Satanás.

Juan 8:32 
"Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres", Juan 8:32.

La Palabra de Dios es la verdad. Cuando tú sabes la verdad acerca del pecado, de Satanás y de la tentación, puedes ser librado de su poder sobre ti.
Juan 8:32 
"Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia", Romanos 6:14.

El pecado no continuará dominándote. ¿Por qué? Porque estás "bajo la gracia", donde el gran poder de Dios obra para tu bien. Cristo vive en ti. Él te habilitará para vencer el poder del pecado.
Juan 8:32 
"Resistid al diablo, y huirá de vosotros", Santiago 4:7.

Aprende a resistir a Satanás. Resístele con la Palabra de Dios. Resístele en el nombre de Jesús. Resístele con la victoria del Calvario. Recuérdale que está vencido y dile que no te moleste.
Juan 8:32 
"Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo". 1 Juan 4:4.

Jesucristo es quien está en ti. Satanás es el que está "en el mundo". Este versículo dice que Jesucristo, que está en ti, es mayor que Satanás, que está en el mundo.
Juan 8:32 
"Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio", 2 Timoteo 1:7.

El espíritu de temor es de Satanás. ¡No lo aceptes! Dios no nos da el espíritu de temor; en lugar de eso, nos da el espíritu de poder, de amor y de dominio propio.
Juan 8:32 
"Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo", Filipenses 1:6.

Si tú eres hijo de Dios, Dios ha empezado una buena obra en ti. Continuará esa obra hasta el día en que tú te vayas a reunir con Él. Puedes contar con esto.
Juan 8:32 
"Todo lo puedo en Cristo que me fortalece", Filipenses 4:13.

El Señor Jesucristo me da fuerzas para hacer todo lo que Él quiere que yo haga. ¿Por qué? Porque vive en mí, y Él es quien lo hace.
Juan 8:32 
"Fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza". Efesios 6:10.

No debemos ser fuertes en nosotros mismos sino debemos fortalecernos en el Señor. Esto quiere decir que debemos contar con Él y Su gran poder para darnos la victoria.
Juan 8:32 
"¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?" Romanos 8:31.

Hijo de Dios, Dios es por ti. Puedes estar seguro de esto porque Él así lo dice. Puesto que Dios es por ti, no importa quien esté en tu contra.
Juan 8:32 
"Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados", Romanos 8:28.

Algunas cosas vistas solas tal vez no nos parezcan bien, pero sabemos que Dios está obrando en todas las cosas para bien de la persona que verdaderamente le ama. Sabemos esto porque Dios así lo dice.

No hagas caso de la carne

Para vencer la tentación, no debes hacer caso a los deseos de la carne. Esto quiere decir que no debes hacer cosas o permitirte entrar en situaciones en que te sea fácil pecar. La Biblia dice:

Sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne (Romanos 13:14).

He aquí unas sugerencias que te ayudarán a vencer la tentación.

EVITA AMIGOS Y COMPAÑEROS que influyan para que hagas cosas pecaminosas. Aprende a decir ¡NO! La Biblia dice:

Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, No consientas (Proverbios 1:10).

TEN CUIDADO EN LO QUE MIRAS. No puedes evitar ver algunas cosas pecaminosas, pero es la segunda mirada la que te hace pecar.

CUIDA TU MANERA DE PENSAR. Una mente limpia es de gran precio. No puedes tener una mente limpia si lees revistas y novelas indecentes o miras películas indebidas.

NO PERMITAS QUE PENSAMIENTOS PECAMINOSOS permanezcan en tu mente. Tal vez no puedas evitar que Satanás ponga un pensamiento malo en tu mente, pero si puedes rechazarlo inmediatamente. Como se ha dicho: "No puedes evitar que los pájaros vuelen sobre tu cabeza, pero, si puedes evitar que hagan sus nidos sobre ella".

LLENA TU MENTE CON LA PALABRA DE DIOS. La Biblia dice,

En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti (Salmo 119:11).
José cuando fue tentado 
CONOCE TUS FLAQUEZAS. Cuida especialmente estas áreas de tu vida. Una de las mejores formas de resistir una tentación sexual es huyendo de ella. Esto es lo que hizo José cuando fue tentado por una mujer malvada (Génesis, capitulo 39).

NO VAYAS A NINGUNA PARTE donde no quisieras estar cuando venga el Señor Jesús.

NO HAGAS NADA que no quisieras estar haciendo cuando venga el Señor.

CONFIESA TU PECADO INMEDIATAMENTE. No permanezcas en la derrota.

BUSCA AL SEÑOR para librarte de la tentación. El salmista dijo:

Mis ojos están siempre hacia Jehová, porque él sacará mis pies de la red (Salmo 25:15).

NO SEAS ENGAÑADO POR SATANÁS. La Biblia dice: "Toda buena dádiva y todo don perfecto es de lo alto". Si no viene de Dios y en la forma que Dios dispone, es pecado. Reconócelo como tal y recházalo.


Siempre hay un anzuelo en el pecado

La promesa maravillosa de Dios
fiel es Dios 
Dios nos ha dado una promesa maravillosa en 1 Corintios 10:13. Cada cristiano debe memorizar este versículo:


No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

¿QUÉ DICE ESTE VERSÍCULO? Dice que otras personas son tentadas con las mismas cosas que son tentación para ti. "Mas fiel es Dios". Esto quiere decir que tú puedes contar con que Él hará lo que dice que hará. ¿Qué promete Dios aquí? Promete que no te dejará ser tentado más de lo que puedas aguantar. Promete abrir una salida para ti, para que no tengas que pecar.

TÚ PUEDES TENER VICTORIA sobre toda tentación. Dios dice: "El pecado no se enseñoreará de vosotros". Recuerda estas cuatro cosas:


1. Cuenta con tu muerte con Cristo.

2. Cuenta con la vida de Cristo en ti.

3. Ármate con la Palabra de Dios.

4. No hagas caso de la carne.


Dios es bueno, es amor, es misericordioso, compasivo, paciente, fiel, es verdad y es justo.
 1 Juan 1:9 “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.”Dios es bueno, es amor, es misericordioso, compasivo, paciente, fiel, es verdad y es justo.




Dios no vino por los justos, sino por los pecadores… eso lo sabemos, pero, cuando nos toca vivir la experiencia del pecado… tenemos dos opciones: ampararnos a su misericordia o auto condenarnos… cierto, Dios acoge a todos, pero Él es justo y denuncia el pecado. Por eso, en la Biblia podemos ver que todos los que se encontraron con Jesús (Mateo, Zaqueo, Magdalena) ninguno fue rechazado, PERO TODOS DEJARON SU VIDA DE PECADO. Él es la misericordia y no rechaza a quien se reconoce débil, necesitado, pecador, pequeño, limitado.

En nosotros está dejar que el pecado nos destruya o no; podemos, desde el dolor, levantar los ojos a los montes y pedir el auxilio que nos viene del Señor que hizo el cielo y la tierra. Dios que no se deja ganar en generosidad, sale al encuentro de los heridos. Él ama al pecador y es un ejercicio diario repetir: “Dios no me condena”. Es ese Amor el que nos irá moviendo a salir del pecado recurrente. El amor de Dios es lo único que nos puede cambiar y renovar por dentro. Es el único que nos puede sacar de la obscuridad… Dios y solo Dios.

Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse;
Mas los impíos caerán en el mal.

Proverbios 24;16
Ir arriba
e to a“Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría.” Proverbios 3:13dd text.
La sabiduría es temer a Dios y hacer lo que es agradable para él. Yo gano sabiduría a medida que soy libre de ver y responder a las situaciones de la vida de acuerdo a mis tendencias naturales, que están influenciadas por el pecado. En cambio, aprendo a ver y responder de acuerdo a la voluntad de Dios. Esto sucede cuando no estoy interesado en buscar lo mío propio, o en tener mi propia voluntad. (Santiago 3:13-18) Entonces actúo sólo por el amor y el deseo de vivir rectamente delante del rostro de Dios, con intenciones puras de cualquier tipo de búsqueda del propio beneficio o comodidad. Cuando la sabiduría guía todos mis caminos, entonces la voluntad de Dios se hace en la tierra como en el cielo. Entonces no hay pecado que arruine mi experiencia de vida, y mis posibilidades están abiertas. Hacer la voluntad de Dios es sabio, porque significa que las cosas se hacen de la mejor manera posible, con el mejor resultado posible.