"Tesoros Cristiano"
BienvenidaIniciosLo NuevoSalvacionTu Alma Jovenes
Peliculas CristianasPeliculas de la BibliaNoticias CristianasProfecias BiblicasAlfareroEl Ocultismo
 La OracionOREMOS Remedios y Consejos BiblicosLa Biblia y su contenidos.Herramientas BiblicasLa Biblia en un año
Tecnologia Recursos de Emergencias(Alimentos)Su RegresoApocalipsisY el que ha de venirEl Homosexualismo
viviendo en los tiempos BiblicosPasaporte Expres (Arqueologia Biblica"No Mataras"Los niños  son de CristoNiños y JovenesUn segundo despues
Espiritu SantoEl cuerpo Templo del Espíritu SantoCita con tigo.Mujer de DiosHombreLa Ley de salud del Senor
Dios sana a los enfermosEl ayuno Pasando Paginas (BiografiasFiestas Mnsuales infoHoyAnuncios
Guerra EpiritualEstudios en videos7 vecesEl cilencio de DiosUn Susurro En El Alma (Poemas)Santidad
DemonologiaSanidadNuestro Cuerpo

Double click here to add text.
"Apocalipsis"
 "¿Qué es el Apocalipsis?"

 Respuesta: La palabra “Apocalipsis” viene de la palabra griega “apocalupsis” que significa “revelar, develar, quitar la cubierta.” El libro de Apocalipsis a veces es llamado “El Apocalipsis de Juan”, porque es Dios quien revela el final de los tiempos al apóstol Juan. Es más, la palabra griega para Apocalipsis es la primera palabra en el texto griego del libro de Apocalipsis. La frase “literatura apocalíptica” es usada para describir el uso de símbolos, imágenes y números para representar eventos futuros. Fuera del Apocalipsis, los ejemplos que tenemos de literatura apocalíptica en la Biblia, son Daniel capítulos 7–12, Isaías capítulos 24–27, Ezequiel capítulos 37–41, y Zacarías capítulos 9–12.

 ¿Por qué fue la literatura apocalíptica escrita con tales imágenes y simbolismos? Los libros apocalípticos fueron escritos cuando era más prudente disfrazar el mensaje en imágenes y simbolismos, que dar un mensaje en un lenguaje claro. Más aún, el simbolismo creó un elemento de misterio acerca de los detalles del tiempo y el lugar. Sin embargo, el propósito de tales simbolismos, no era causar confusión, sino más bien instruir y animar a los seguidores de Dios en tiempos difíciles.

 Más allá del significado bíblico específico, el término “apocalipsis” es frecuentemente usado para referirse al final de los tiempos en general, o a eventos específicos del final de los tiempos. Los eventos del final de los tiempos, tales como la Segunda Venida de Jesucristo y la batalla del Armagedón a veces son referidos como el apocalipsis. El apocalipsis será la última revelación de Dios, de Su ira, Su justicia, y por último Su amor. Jesucristo es el supremo “Apocalipsis” de Dios, porque Él nos revela a Dios (Juan 14:9; Hebreos 1:2).


¿Qué representan los jinetes del Apocalipsis?



La visión de los cuatro jinetes del Apocalipsis puede parecer misteriosa y aterradora, pero no hay razón para que lo sea. Gracias a la Biblia y a algunos sucesos de la historia moderna, podemos saber qué representa cada jinete. Y aunque su cabalgar ha significado muchos problemas en la Tierra, también puede significar buenas noticias para usted y su familia. ¿Cómo es eso posible? Primero conozcamos la identidad de cada jinete.


EL JINETE DEL CABALLO BLANCO


La visión comienza con estas palabras: “Vi, y, ¡miren!, un caballo blanco; y el que iba sentado sobre él tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo y para completar su victoria” (Revelación [Apocalipsis] 6:2).

¿Quién es este jinete? La clave para identificarlo está en el mismo libro de Revelación. Unos capítulos más adelante dice que a este jinete se le llama “La Palabra de Dios” (Revelación 19:11-13). Ese título, “la Palabra”, corresponde a Jesucristo, ya que él es el portavoz de Dios (Juan 1:1, 14). También se le llama “Rey de reyes y Señor de señores” y se dice que es “Fiel y Verdadero” (Revelación 19:11, 16). Sin duda, tiene autoridad para actuar como un rey guerrero y, además, no es ni corrupto ni abusa de su poder. Pero surgen otras preguntas.

¿Quién le da a Jesús autoridad para salir a conquistar? (Revelación 6:2). El profeta Daniel tuvo una visión en la que el Mesías, asemejado a “un hijo del hombre”, recibía “gobernación y dignidad y reino” nada más y nada menos que de parte del “Anciano de Días”, Jehová Dios * (Daniel 7:13, 14). Así, el Dios todopoderoso es quien le otorga a Jesús el poder y el derecho para gobernar y ejecutar sentencia. El caballo blanco es un símbolo apropiado de la guerra justa que pelea el Hijo de Dios, ya que en las Escrituras se suele relacionar el color blanco con la justicia (Revelación 3:4; 7:9, 13, 14).

Ahora bien, ¿cuándo empezaron a cabalgar los cuatro jinetes? Jesús, el primero, empezó al recibir una corona (Revelación 6:2). ¿Y cuándo fue coronado Rey en el cielo? No fue al regresar al cielo después de morir, porque la Biblia muestra que en ese momento comenzó un período de espera (Hebreos 10:12, 13). Jesús les explicó a sus seguidores cómo podrían saber que esa espera habría terminado y que él habría comenzado a reinar en el cielo. Dijo que al comienzo de su reinado, la situación mundial daría un vuelco a peor. Habría guerras, escaseces de alimentos y enfermedades (Mateo 24:3, 7; Lucas 21:10, 11). Poco después de que estalló la Primera Guerra Mundial en 1914, se hizo evidente que había llegado ese momento y que la humanidad había entrado en lo que la Biblia llama “los últimos días” (2 Timoteo 3:1-5).

Entonces, ¿por qué las condiciones mundiales han empeorado en vez de mejorar desde que Jesús fue coronado en 1914? Porque en esa fecha, Jesús comenzó a reinar en el cielo, no en la Tierra. Allí estalló una guerra, y el Rey recién nombrado, al que también se le llama Miguel, expulsó a Satanás y sus demonios del cielo (Revelación 12:7-9, 12). Desde que fue confinado a la Tierra, Satanás ha estado furioso porque tiene los días contados. De hecho, falta poco para que Dios lleve a cabo lo que se propone contra Satanás aquí en la Tierra (Mateo 6:10). Ahora veamos cómo los otros tres jinetes permiten confirmar que, en efecto, vivimos en los problemáticos “últimos días”. A diferencia del primer jinete, que claramente representa a un individuo, estos tres representan condiciones mundiales que han plagado a la humanidad.


EL JINETE DEL CABALLO ROJO


“Salió otro, un caballo de color de fuego; y al que iba sentado sobre él se le concedió quitar de la tierra la paz para que se degollaran unos a otros; y le fue dada una gran espada” (Revelación 6:4).

Este jinete representa la guerra. Como se ve, quita la paz no solo de algunas naciones, sino de toda la Tierra. En 1914, el mundo entero entró en guerra, algo que nunca antes había sucedido. Luego estalló la Segunda Guerra Mundial, que fue más destructiva que la primera. Según ciertos cálculos, la cantidad de personas que han muerto debido a guerras y conflictos armados desde 1914 asciende a más de 100 millones. Y muchos otros millones sufrieron heridas que les dejaron secuelas de por vida.

¿Qué protagonismo han llegado a tener las guerras en el presente? Por primera vez en la historia, la humanidad parece tener el poder de exterminar a la raza humana. Ni siquiera las organizaciones que supuestamente promueven la paz, como las Naciones Unidas, han podido detener el avance del caballo rojo y su jinete.


EL JINETE DEL CABALLO NEGRO


Vi, y, ¡miren!, un caballo negro; y el que iba sentado sobre él tenía en su mano una balanza. Y oí una voz como si fuera en medio de las cuatro criaturas vivientes decir: ‘Un litro de trigo por un denario, y tres litros de cebada por un denario; y no dañes el aceite de oliva ni el vino’” (Revelación 6:5, 6).

Este jinete representa el hambre. La escasez de alimentos que aquí se describe es tan grave que “un litro de trigo” (0,7 kilos o 1,54 libras) se vendería por un denario, que era el salario de un día en el siglo primero (Mateo 20:2). Eso mismo es lo que costarían “tres litros de cebada” (2,1 kilos o 4,63 libras), un cereal considerado de menor calidad que el trigo. ¡Qué poco sería eso para una familia numerosa! Luego se insta a la gente a racionar el aceite de oliva y el vino, alimentos básicos de la cultura de aquella época.

¿Existen pruebas de que el caballo negro esté galopando desde 1914? Pues bien, en el siglo veinte, unos 70 millones de personas murieron de hambre. Un informe estima que cerca de 805 millones de personas en el mundo —1 de cada 9— padecieron hambre en el período comprendido entre el 2012 y el 2014. Y otro estudio declara: “El hambre mata a más personas cada año que el SIDA, la malaria y la tuberculosis juntos”. A pesar de todas las iniciativas para combatir el hambre en el mundo, el jinete del caballo negro continúa cabalgando.


EL JINETE DEL CABALLO PÁLIDO


“Vi, y, ¡miren!, un caballo pálido; y el que iba sentado sobre él tenía el nombre Muerte. Y el Hades venía siguiéndolo de cerca. Y se les dio autoridad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con una espada larga y con escasez de alimento y con plaga mortífera y por las bestias salvajes de la tierra” (Revelación 6:8).

El cuarto jinete representa la muerte por epidemias y otras causas. Poco después de 1914, la gripe española acabó con la vida de decenas de millones de personas. Se estima que se contagiaron unos 500 millones, alrededor de 1 de cada 3 personas de la población mundial de entonces.

La gripe española fue solo el principio. Algunos investigadores calculan que, en el siglo veinte, cientos de millones murieron a causa de la viruela. Incluso hoy en día, millones de personas mueren prematuramente por culpa del sida, la tuberculosis y la malaria a pesar de todos los avances en la medicina.

El resultado es el mismo: ya sea por las guerras, el hambre o las epidemias, la gente se muere. El implacable Hades, la tumba de la humanidad, sigue acumulando víctimas, sin darles ninguna esperanza.




EL CABALLO BLANCO

El jinete representa a Jesucristo. Comenzó a gobernar en 1914 y pronto acabará con todo el sufrimiento, completando así su victoria.


El jinete en el caballo rojo representa la guerra 


Revelación 6:3, 4

EL CABALLO ROJO

El jinete representa la guerra. Las guerras mundiales y otros conflictos bélicos han segado incontables vidas humanas desde el año 1914.


El jinete en el caballo negro simboliza el hambre 


Revelación 6:5, 6

 EL CABALLO NEGRO

El jinete simboliza el hambre. Decenas de millones de personas han sufrido mucho o hasta han muerto por la falta de alimentos.


El jinete en el caballo pálido representa la muerte prematura. La Muerte va detrás juntando sus víctimas 


Revelación 6:7, 8

EL CABALLO PÁLIDO

El jinete representa la muerte prematura por epidemias y otras causas. El Hades va detrás juntando sus víctimas.

Ir arriba
Apocalipsis 22:12

He aquí, yo vengo pronto, y mi recompensa {está} conmigo para recompensar a cada uno según sea su obra.



Las 70 semanas de Daniel: ¿Qué significa la profecía?

Daniel anunció la fecha exacta de la primera venida de Cristo, mencionando los eventos que precederían su regreso. ¿Qué podemos aprender de esto?


Las 70 semanas de Daniel: ¿Qué significa la profecía?

Daniel anunció la fecha exacta de la primera venida de Cristo, mencionando los eventos que precederían su regreso. ¿Qué podemos aprender de esto?
en tiempos angustiosos.

“Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones.

“Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador”.

Contact Us
Dejanos tus comentarios
Siempre que algo alarmante y fuera de lo normal sucede, es fácil que alguien diga que es una señal del Fin de los Tiempos. La mayoría lo duda. Sin embargo, cuando varias de estas señales ocurren al mismo tiempo, vale la pena estar más atento. Nunca antes los consejos bíblicos sobre mantenerse constantemente en oración y buscar estar preparado para la Salvación fueron tan válidos.

La Biblia cita ejemplos de algunas de las muchas señales de que el Apocalipsis está a punto de suceder. Veamos a continuación cinco de ellas, bien actuales:

1. “Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la Tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas…” (Lucas 21:25)

La actividad solar ha sido fuera de lo común, con picos y caídas repentinas en la emisión de la radiación, al tal punto que en el Hemisferio Norte las autoridades científicas alertaron sobre tempestades solares que podrían perjudicar las comunicaciones. La Luna está en un ciclo de eclipses fuera de lo común, que cambian su aspecto drásticamente. Fenómenos marítimos como tsunamis, tempestades y el aumento de la temperatura del agua nunca fueron tan abundantes desde que el hombre comenzó a registrarlos. La propia naturaleza da señales de lo que está en las Escrituras.

2. “Y oiréis de guerras y rumores de guerras…” (Mateo 24:6)

Además de los conflictos armados que están ocurriendo en este momento, como en Ucrania y en Siria, muchos otros están en marcha o a punto de suceder. Personas inocentes están siendo decapitadas por los extremistas en videos dirigidos al público, con una frialdad impresionante. Estos mismos extremistas toman pueblos enteros y matan indiscriminadamente – y sus amenazas solo aumentan. Aunque siempre haya conflictos alrededor del planeta, nunca ocurrieron tantos al mismo tiempo.

3. “…y habrá grandes terremotos, y en diferentes lugares hambres y pestilencias; y habrá terror y grandes señales del cielo.” (Lucas 21:11)

Los terremotos más intensos de lo normal que han ocurrido con más frecuencia, incluso en lugares en donde no eran tan comunes. Epidemias consideradas casi extintas vuelven a matar y a dejar secuelas, como el ébola y la poliomielitis, a pesar del increíble avance de la medicina. El agua comienza a faltar en lugares en los cuales sus habitantes nunca pensaron que esto sucedería, además de los otros que han pasado por grandes sequías – y, donde falta el agua, falta la comida. Las grandes señales del cielo, además de los ya mencionados fenómenos en el Sol y en la Luna, también aparecen en mayor cantidad, como las recientes lluvias de meteoros que causaron destrucción y miedo en diferentes continentes.

4. “Pero seréis entregados aun por padres, hermanos, parientes y amigos; y matarán a algunos de vosotros, y seréis odiados de todos por causa de Mi nombre.” (Lucas 21:16-17)

Los cristianos son perseguidos en más de 70 países. Los misioneros son asesinados sin clemencia. Los extremistas matan a ex practicantes de sus creencias que se convirtieron al cristianismo – muchas veces denunciados por las personas más cercanas -, que prefieren morir que negar el amor al Señor Jesús. Tal persecución en masa a los cristianos solo era vista, antes, en los tiempos bíblicos, llevada a cabo por los romanos y por otros pueblos. y varios de los asesinos, en su fe ciega, son solo extremistas de creencias que no reconocen a Jesús como Salvador y que matan a quienes no comparten ese fanatismo, como el propio Mesías dijo en las Escrituras: “…y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios. Y harán esto porque no conocen al Padre ni a Mí.” (Juan 16:2-3) Algo bastante actual para algo que fue escrito hace más de 2 mil años, ¿no es cierto?

5. “…y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.” (Mateo 24: 12)

Nunca la inmoralidad y la perversidad parecieron tan triviales. La iniquidad es una realidad cada vez más presente. El amor y el respeto por el prójimo parecen estar “fuera de moda”, y lo “moderno” es demostrar indiferencia y crueldad. Cada dos por tres los medios de comunicación muestran malos tratos hacia personas y animales, en los cuales los practicantes de la maldad vibran, demostrando sentir placer por causar sufrimiento – e incluso lo publican. El individualismo crece día a día, con la mayoría desconsiderando el bien común. El amor a Dios también es visto como algo “anticuado”, al punto que un cristiano que profesa su fe sufra bullying de su propia familia y de “amigos”, siendo excluido.

Los pasajes bíblicos que acabamos de leer fueron escritos hace milenios. Y muchos piensan equivocadamente que eso se refiere a una realidad de un futuro aún muy lejano. Los propios acontecimientos mencionados en las Sagradas Escrituras, todas al mismo tiempo en nuestra actualidad, confirman por sí solas que estamos mucho más cerca de lo que pensábamos del Juicio Final. ¿Usted puede decir que está listo para esto? Y, aunque piense que sí, ¿realmente lo está?
Senales de Apocalipsis