"Tesoros Cristiano"
BienvenidaIniciosLo NuevoSalvacionTu Alma Jovenes
Peliculas CristianasPeliculas de la BibliaNoticias CristianasProfecias BiblicasAlfareroEl Ocultismo
 La OracionOREMOS Remedios y Consejos BiblicosLa Biblia y su contenidos.Herramientas BiblicasLa Biblia en un año
Tecnologia Recursos de Emergencias(Alimentos)Su RegresoApocalipsisY el que ha de venirEl Homosexualismo
viviendo en los tiempos BiblicosPasaporte Expres (Arqueologia Biblica"No Mataras"Los niños  son de CristoNiños y JovenesUn segundo despues
Espiritu SantoEl cuerpo Templo del Espíritu SantoCita con tigo.Mujer de DiosHombreLa Ley de salud del Senor
Dios sana a los enfermosEl ayuno Pasando Paginas (BiografiasFiestas Mnsuales infoHoyAnuncios
Guerra EpiritualEstudios en videos7 vecesEl cilencio de DiosUn Susurro En El Alma (Poemas)Santidad
DemonologiaSanidadNuestro Cuerpo

Double click here to add text.
Contact Us
"Guerra Espiritual"
¿Qué dice la Biblia acerca de la guerra espiritual?



Pregunta: "¿Qué dice la Biblia acerca de la guerra espiritual?"

 Respuesta: Hay dos errores primarios cuando se habla de guerra espiritual: sobre-enfatizarla y subestimarla. Algunos culpan de cada pecado, cada conflicto y cada problema a los demonios que necesitan ser expulsados. Otros ignoran completamente la realidad espiritual, y el hecho de que la Biblia nos enseña que nuestras batallas son contra poderes espirituales. La clave para el éxito en la guerra espiritual es encontrar el balance bíblico. Algunas veces Jesús expulsó demonios de la gente, y algunas veces sanó a la gente sin mencionar lo demoníaco. El apóstol Pablo enseñó a los cristianos a librar batallas contra el pecado en ellos mismos (Romanos 6), y a librar batallas en contra del maligno (Efesios 6:10-18).

Efesios 6:10-12 declara, “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.” Este pasaje nos enseña algunas verdades cruciales; (1) Sólo podemos estar fuertes en el poder del Señor, (2) Es la armadura de Dios la que nos protege, (3) Nuestra batalla es contra fuerzas espirituales de maldad en el mundo.

Efesios 6:13-18 nos da una descripción de la armadura espiritual que Dios nos da. Debemos estar firmes con (a) el cinturón de la verdad, (b) la coraza de justicia (c) el Evangelio de la paz, (d) el escudo de la fe, (e) el yelmo de la salvación, (f) la espada del Espíritu, y (g) orando en el Espíritu. ¿Qué es lo que estas piezas de la armadura espiritual representan para nosotros en la guerra espiritual? Debemos hablar la verdad contra las mentiras de Satanás. Debemos descansar en el hecho de que somos declarados justos por el sacrificio que Cristo hizo por nosotros. Debemos proclamar el Evangelio, sin importar cuánta resistencia recibamos. No debemos vacilar en nuestra fe, confiando en las promesas de Dios no importa cuan fuertemente nos ataquen. Nuestra máxima defensa es la seguridad que tenemos de nuestra salvación, una garantía que ninguna fuerza espiritual puede quitar. Nuestro arma ofensiva es la Palabra de Dios, no nuestras propias opiniones y sentimientos. Y debemos orar en el poder y la voluntad del Espíritu Santo.

 Jesús es nuestro mejor ejemplo para la guerra espiritual. Observa cómo Jesús manejó los ataques directos de Satanás cuando fue tentado en el desierto (Mateo 4:1 – 11). Cada tentación se combatió con las palabras "Escrito está". La Palabra del Dios vivo es el arma más poderoso contra las tentaciones del diablo. "En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti" (Salmo 119:11).

 Una palabra de precaución concerniente a la guerra espiritual está en orden. El nombre de Jesús no es un encantamiento mágico que hace que los demonios huyan de delante de nosotros. Los siete hijos de Esceva son un ejemplo de lo que puede suceder cuando la gente presume una autoridad que no se les ha dado (Hechos 19:13 – 16). Incluso el Arcángel Miguel no reprendió a Satanás en su propio poder, sino que dijo: "¡El Señor te reprenda!" (Judas 1:9). Cuando empezamos a hablar con el diablo, corremos el riesgo de ser llevados por mal camino como lo fue Eva (Génesis 3:1–7). Nuestro enfoque debe estar en Dios, no en los demonios; hablamos con Él, no con ellos.

 En resumen, ¿cuáles son las claves para el éxito en la guerra espiritual? Confiamos en el poder de Dios, no en el nuestro. Nos ponemos toda la armadura de Dios. Nos basamos en el poder de la Escritura — la Palabra de Dios es la espada del Espíritu. Oramos en perseverancia y santidad, haciendo nuestro llamamiento a Dios. Nos mantenemos firmes (Efesios 6:13–14); nos sometemos a Dios; resistimos la obra del diablo (Santiago 4:7), sabiendo que el Señor de los ejércitos es nuestro protector. "Él solamente es mi roca y mi salvación; Es mi refugio, no resbalaré mucho" (Salmo 62:2).


Guerra Espiritual: ¿Qué es?

 La guerra espiritual existe en una dimensión oculta, sobrenatural, donde Dios es todopoderoso y Satanás está en rebelión. Como cualquier cristiano pronto descubre, aunque la guerra espiritual no se ve, es absolutamente real. La Biblia habla de la guerra espiritual en muchos lugares, pero más directamente en Efesios 6:12, donde Pablo habla de ponernos toda la armadura de Dios. 

"Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes." 

Guerra Espiritual: ¿Cómo entramos en la batalla como cristianos?
 La guerra espiritual es una imagen que muchos de nosotros preferiríamos rechazar. Sin embargo, ya que la Biblia usa términos de guerra, es mejor que aceptemos las imágenes de Dios, para poder estar preparados adecuadamente para la batalla real. Como cristianos, atravesamos más que una mera "lucha" en la tierra, y parece que las imágenes de guerra captan esta realidad mejor que cualquier otra cosa. Ya que es una guerra, Dios manda a los cristianos, en Efesios 6:14-18, a que utilicen un muy específico juego de armaduras y de armas. 

"Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de la justicia; y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobretodo tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu..."  

 La lista de las armas de Dios es muy especial - estas son "armas de paz." 

 A través de la Biblia, encontrará ejemplos de las armas de Dios en acción. Por ejemplo, el Rey Josafat mandó a que cantasen alabanzas a Jehová delante de sus soldados, para confundir al enemigo. Josué usó cantos y trompetas para destruir la gran ciudad de Jericó. Y qué mejor ejemplo del uso de la fe en la batalla, que el de David enfrentando a Goliat sólo con una honda. Por supuesto, la lección en todos estos ejemplos (así como en toda guerra espiritual de hoy) ¡es que sólo Dios es quien nos permite obtener la victoria sobre el mal! 

Guerra Espiritual: Estad Firmes en el Señor
 La guerra espiritual es una realidad de la vida cristiana. Pero recuerde, conocemos el final - nuestro lado gana. Debido a que el diablo ya ha sido derrotado, no pierde nada en tratar de arrastrar a la derrota junto con él a toda la gente que pueda. Por lo tanto: 

"Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de Su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo." (Efesios 6:10-11). 

​Cuatro Pasos Para Pelear en la Guerra Espiritual

Cuatro Pasos Para Pelear en la Guerra Espiritual

Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales”. Efesios 6:12 (NVI)

Hay cuatro cosas que necesitamos hacer cuando estamos enfrentando una guerra espiritual en nuestras vidas:

1.Reconocer al adversario. Satanás es real (1 Pedro 5:8-9). ¿Por qué enviaría Dios a su Hijo a pelear con alguien que no existe? La Biblia dice en 1 Juan 3:8, “… pero el Hijo de Dios vino para destruir las obras del diablo” (NTV). Cuando eres atacado, es una prueba de que eres un creyente. Entre más impacto para Dios haces, más te ataca el diablo. Nunca lo superas; solo se vuelve más intenso.

2.Aceptar la autoridad dada por Dios. La mayoría de los creyentes no entienden sobre la autoridad que han recibido contra el diablo. Mateo 28:18-19 “Jesús se acercó entonces a ellos y les dijo: ―Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” (NVI).

3.Ponerte la armadura de Dios. Cuando Pablo escribió sobre toda la armadura de Dios en Efesios 6:11-17, él estaba en prisión encadenado a un guardia romano. Pablo usó el centurión romano como un modelo para la armadura espiritual. Pablo dijo que al igual que un soldado romano estaba apropiadamente vestido para la batalla, así nosotros necesitamos estar vestidos para la batalla. Por ejemplo, a menudo oro: “Señor, me pongo el casco de la salvación que me protegerá de los pensamientos que el maligno intentará mandarme. No quiero tener malos pensamientos. No quiero tener mis pensamientos. Quiero tener tus pensamientos, para poder ser una voz tuya. Me visto el cinturón de la verdad. Señor, quiero compartir la verdad, no la falsedad. Quiero guiar a las personas a la justicia”.

4.Apuntar la artillería. El campo de batalla para la guerra espiritual está principalmente en tu mente. (2 Corintios 10:4-5). Las armas que Dios te da para destruir los argumentos son humildad, fe, verdad y la alabanza. ¡Lleva cautivo todo pensamiento!

Cuarto de Guerra Pelicula Completa en español

¿Cómo hacer un cuarto de oración? 

1. Toma en cuenta si dispones de un pequeño armario extra o espacio en tu casa donde te puedas sentarte cómodamente y arrodillarte para orar. En la actualidad, es posible que ese espacio lo uses como almacenamiento y esté lleno de cosas, el objetivo es considerar vaciarlo, vender o regalar el exceso de cosas que realmente no necesites. Si un pequeño espacio como este no existe en su casa, trata de ser creativo con una alternativa, algún espacio en el piso de tu habitación (no tu cama!), de tu estudio. Un espacio, donde puedas estar solo y te sientes cómodo. Coloca allí una Biblia, un cuaderno de oración, hojas de papel autoadhesivo de varias dimensiones, formas y colores (Post-It), lápiz, colores, marcadores, resaltadores, etc.?. Debe ser una zona libre de componentes electrónicos (No Celulares, portátiles, reproductores, etc). 

2. Equipa tu espacio con una pequeña lámpara, si no tienes buena iluminación. Además, si te parece útil tener algún cojín para estar un poco más cómodo, puedes hacerlo. 


El Poder de la Oración - Desafío de 40 días

3. Imprime fotos de las personas que forman parte de tu vida, por las que desees orar, y, o bien los colocas en un tablero con tachuelas o en un pequeño álbum de fotos, que debes mantener en tu cuarto de oración. Las fotos te ayudaran a recordar orar por ellos, y luego a rezar más específicamente por lo que está pasando en tu vida. 

4. Ora usando el acrónimo "ACAP". Pasa tiempo en cada "letra": 

1.Adoración: pasar algún tiempo adorando y alabando a Dios declarando cosas acerca de quién es. (Todo el tiempo Dios es bueno, amoroso, justo, fiel, verdad, etc.). Puedes ayudarte con la lectura o canto de Salmos. Ejemplo: Salmo 145: 3 "Grande es el Señor, muy digno de alabanza, y no puede medirse su grandeza". 

2.Confesión: Pasa tiempo para confesar tus propios pecados a Dios. 1 Juan 1: 9 "Pero si confesamos nuestros pecados, él, que es fiel y justo, nos perdonará nuestros pecados y nos limpiará de toda maldad". 

3.Acción de Gracias: Pasa tiempo listando las cosas por las que estás agradecido, encontrar cosas que agradecer te ayudará a entender los propósitos de Dios en la miseria. Efesios 5:20 "Den gracias a Dios Padre en nombre de Cristo Jesús, nuestro Señor, siempre y por todas las cosas". Salmo 50:23 “Me honra el que da gracias con sacrificios, pero al que va por camino recto, le haré ver la salvación de Dios". 

4.Petición: Esta es la parte donde tú le presentas las diferentes peticiones a Dios, por sí mismo, para los demás cristianos, por las personas que no conocen a Jesús, por nuestro país, por las diferentes situaciones a tu alrededor y alrededor del mundo, etc. 1 Timoteo 2: 1 "Ante todo recomiendo que se hagan peticiones, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos, sin distinción de personas”. 

5. Ora con una Biblia abierta. Dios usa su Palabra (la Biblia) para hablar a nuestras vidas y revelarse a sí mismo. Yo recomendaría que uses una Biblia impresa (no una electrónica) para protegerte contra posibles distracciones.


6. Mantén un registro en tu cuarto de oración. Tu deberás escribir (para recordar) las cosas que Dios te irá revelando. Además, si se registran las cosas por las que estás orando, se te animará a alabar a Dios cuando Dios responde a tus oraciones, en su tiempo. De lo contrario, es posible que no te des cuenta, incluso cuando Dios se ha movido en respuesta a tu oración. 


7. Pasa algún tiempo orando en una posición de rodillas. Arrodillarse para orar ayuda a mostrarle a Dios mi corazón humilde delante de Él y ayuda a adorarlo. (Esto no tiene que ser durante todo el tiempo en tu Cuarto de Oración. Esta posición ayuda a concentrarse en nuestra adoración gloriosa a Dios). Salmos 95: 6 "¡Entremos, agachémonos, postrémonos; de rodillas ante el Señor que nos creó!". 


8. En cuanto al tiempo, si la idea de pasar más tiempo en oración parece abrumadora, establecer un temporizador o un reloj de mano (para tener en el cuarto de oración y evitar distracciones). A continuación, establece la alarma para que suene en una cantidad fija de minutos (tal vez puedes comenzar con 15 minutos y añadir a continuación, a partir de allí hasta 60 minutos o más si lo deseas). Creo que te sorprenderás de lo rápido que se te pasa el tiempo, una vez que realmente empieces a orar por las diferentes personas y situaciones en tu vida. 


9. Sólo se consigue en su Cuarto de Oración. Si se puede llegar más lejos, creo que realmente orar será la parte más fácil. Separarnos de allí de las infinitas tareas del hogar, el trabajo, la TV, el Facebook, correo electrónico, etc., es la parte difícil. Esto es a menudo lo que nos impide escuchar a Dios y nos distrae. No te desanimes si esto no parece natural y se torna difícil. La oración es una disciplina espiritual, por lo que se infiere que tomará tiempo, esfuerzo y energía.

 10. Canciones de Alabanza y Adoración a Dios, al finalizar tu tiempo de oración y para incorporarte a tus actividades habituales te invito a escuchar canciones de Alabanza y Adoración a Dios. También las puedes escuchar en tu vehículo para orar en voz baja mientras haces tu rutina. Colosenses 3:16 "Que la palabra de Cristo habite y se sienta a gusto en ustedes. Tengan sabiduría para que puedan enseñar y aconsejar unos a otros; canten a Dios de todo corazón y con gratitud salmos, himnos y alabanzas espontáneas".

Ir arriba
Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales”. Efesios 6:12
​Una guerra espiritual es una batalla constante del bien contra el mal, Dios contra Satanás
JUan 10:10
Santiago 4:7