"Tesoros Cristiano"
BienvenidaIniciosLo NuevoSalvacionTu Alma Jovenes
Peliculas CristianasPeliculas de la BibliaNoticias CristianasProfecias BiblicasAlfareroEl Ocultismo
 La OracionOREMOS Remedios y Consejos BiblicosLa Biblia y su contenidos.Herramientas BiblicasLa Biblia en un año
Tecnologia Recursos de Emergencias(Alimentos)Su RegresoApocalipsisY el que ha de venirEl Homosexualismo
viviendo en los tiempos BiblicosPasaporte Expres (Arqueologia Biblica"No Mataras"Los niños  son de CristoNiños y JovenesUn segundo despues
Espiritu SantoEl cuerpo Templo del Espíritu SantoCita con tigo.Mujer de DiosHombreLa Ley de salud del Senor
Dios sana a los enfermosEl ayuno Pasando Paginas (BiografiasFiestas Mnsuales infoHoyAnuncios
Guerra EpiritualEstudios en videos7 vecesEl cilencio de DiosUn Susurro En El Alma (Poemas)Santidad
DemonologiaSanidadNuestro Cuerpo

Double click here to add text.
Contact Us
"Hombre"

UN HOMBRE SEGÚN CRISTO

Efesios 4:17-24

 Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza. Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo, si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús. En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestios del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.

Trasfondo Histórico. 

 Pablo comienza la carta dando a conocer las riquezas de la posición en Cristo y dedica los últimos tres capítulos a la práctica, demostrando como deben andar los creyentes y mostrando la manera de como Dios quiere que ellos se conduzcan en la vida cristiana.

 El apóstol Pablo comienza una nueva sección en relación con la práctica del creyente y les hace ver a los creyentes de Efeso que ahora deben vivir de acuerdo a su santa posición, que deben dejar atrás la antigua y vana manera de vivir y comenzar una nueva vida con Cristo.

 Una de las cosas vitales que un creyente debe entender es que "Cristo esta en una alta posición celestial" y que debe vivir de acuerdo a esta santa posición en Cristo en la práctica de la vida cristiana. "La vida cristiana se hace santa cuando se camina con Cristo, el cual va santificando nuestra forma de vida en todas las manifestaciones de esa vida cristiana". 

 El apóstol Pablo los lleva a contrastar las características del viejo hombre con las del nuevo hombre en Cristo. Les muestra la vanidad de la vida sin Cristo y la plenitud que se haya en Cristo. Antes vivían cautivos en las tinieblas, ahora viven en la luz con Jesucristo. Del pecado a la santidad, de la cual son dignos ante Dios por Jesucristo. 

 Dios desea que nuestro andar sea con Él, caminando con Jesucristo. El apóstol Pablo menciona que la vida cristiana es un andar, esta palabra viene del griego "peripateo" que significa avanzar, no estar estancado. Aquí radica el concepto de madurez, es decir, una vida que crece y avanza hacia el conocimiento y la madurez espiritual. 

 Por eso el apóstol Pablo les dice: Requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza. Y en cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestios del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. 

 . Un hombre según Cristo es

 I. Aquel que hace morir lo terrenal

 Pablo dice a los de efesios (Col. 3:5ª -7) Haced morir pues, lo terrenal en vosotros. Cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas.

 a) No anda en la vanidad de su mente v17

 *Tenemos la mente de Cristo. (1Cor.2:16) Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.(Prov. 12:5) Los pensamientos de los justos son rectitud; Mas los consejos de los impíos, engaño. (Fil.4:8) Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. 

“Y porque tenemos la mente de Cristo, no andamos en la vanidad de la mente pecaminosa y perversa, que solo se entrega a todas pasiones deshonestas y vergonzosas.”

(No se conforma con la vanidad de este siglo) El inconverso no tiene la mente de Cristo. Tiene una...

 *Mente carnal (Romanos 8:5) Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. 

 *Entregados a mentes reprobadas (Romanos 1:27-28) Y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen.

 *Mentes corrompidas (Tito 1:15-16) Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas. Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra.

 *Dios nos pide no amar a mundo (1Juan. 2:15-16) Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas. Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra.

 b) Deja de tener el entendimiento entenebrecido v18

 *No tenemos el entendimiento entenebrecido por la luz de la verdad del evangelio. (Mat. 6:22 Jn. 3:21; Luc. 11:36) 
 Jesús dijo: La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz. 
 (Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios.) Así que, si todo tu cuerpo está lleno de luz, no teniendo parte alguna de tinieblas, será todo luminoso, como cuando una lámpara te alumbra con su resplandor. 

 *El efecto de la ceguera es el pecado (Mat. 6:23; Jn. 3:19-20) Jesús dijo: Pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?.
 Y esto es de condenar (Y esta es la condenación dijo Jesús: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas.)

 *El hacedor de la ceguera es Satanás (2Cor. 4:4) En los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

 * Son ciegos guiando a ciegos (2Cor. 3:14; Mat. 15:14) El entendimiento de ellos se embotó; porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo no descubierto, el cual por Cristo es quitado. 
 Jesús dijo: Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo.

 c) La persona que no tiene a Cristo anda en delitos y pecados

 *Esta muerta en sus delitos y pecados (Efesios. 2:1-3; Romanos 6:23a) Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. (Porque la paga del pecado es la muerte)

 *Esta ajeno a la vida de Dios (Jer. 2:5; Ef. 2:12; Mat. 15:8) Así dijo Jehová: ¿Qué maldad hallaron en mí vuestros padres, que se alejaron de mí, y se fueron tras la vanidad y se hicieron vanos?
 Nosotros en un tiempo estábamos igual (En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.) Y Jesús dice que el pueblo De labios lo honra, Mas su corazón esta lejos de el.

 *Vive en la ignorancia (Miqueas. 4:12a, Rom. 10:3; 1Ped.1:14) 
 Mas ellos no conocieron los pensamientos de Jehová, ni entendieron su consejo. (Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios.) El apóstol Pedro dice Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes tenían estando en vuestra ignorancia.

 *Tiene un corazón duro y perverso (Jer. 17:9; 2Ped.2:14) Engañoso es el corazón mas que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? Y Pablo hablando de los falsos maestros (Mundanos al fin de cuentas) dice: Tienen los ojos llenos de adulterio, no se sacian de pecar, seducen a las almas inconstantes, tienen el corazón habituado a la codicia, y son hijos de maldición.

 *No tienen sensibilidad y se entregan a la lascivia (Heb. 3:7-11; Rom 1:27; Judas 1:7) Y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en ellos mismos la retribución debida a su extravió. 

 Y esto pasa cuando se pierde toda la sensibilidad hacia Dios y cuando se endurece el corazón. Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto, Donde me tentaron vuestros padres; me probaron, Y vieron mis obras cuarenta años. A causa de lo cual me disgusté contra esa generación, Y dije: Siempre andan vagando en su corazón, Y no han conocido mis caminos. Por tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi reposo.

 Y estro trae como consecuencia un castigo. . como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquellos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno. Y el castigo es la muerte la paga del pecado es muerte.

 Un hombre según Cristo es

 II. Aquel que se despoja del viejo hombre.

 * ¿Qué debemos hacer con nuestra vieja manera de vivir? Debemos despojarnos del viejo hombre

 (Efesios 4:22) En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos.

 La palabra "despojar" en este versículo quiere decir sacar de uno. Se usa metafóricamente en Efesios 4.22, de despojarse del viejo hombre; Hebreos 12.1, de despojarse de todo peso; véanse DEJAR, DESECHAR, METER, PONER. 

 Debemos de dejar de poner esa ropa sucia, manchada, apestosa y hojeada. Aunque quizás es ropa que nos gustaba antes, ya es tiempo de poner otro tipo de ropa

 a) Deja a un lado el pecado y se vuelve al camino de la santidad (Isaías 55:7) Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. 
 (Heb12: 1) Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestra tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante.

 b) No esta viciado en los deseos engañosos

 Los deseos engañosos 
 *Esclavizado de concupiscencias (Tito 3:3) Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros.

 Prov 21:10 El alma del impío desea el mal; Su prójimo no halla favor en sus ojos. 

 c) Deja la pasada manera de vivir

 Nosotros éramos hijos de desobediencia, Pero la palabra nos dice:(Colosenses 3:5-8) Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: Fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.

 *No satisface los deseos de la carne. (Gal. 5:16-17) Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.

 *Esta crucificando juntamente con Cristo. (Romanos 6:3-6; Gal. 2:20) ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. 

 Pablo dijo Con Cristo estoy juntamente crucificado, ya no vivo yo mas Cristo vive en mi, y lo que ahora vivo en la carne lo vivo en la fe del hijo de Dios, el cual me amo y se entrego así mismo por mí.

 d) Renueva el espíritu de su mente

 El viejo hombre es tu manera de vivir la cual describe Pablo en 2:3. Westcott dijo, “La índole completa que representa la vida anterior no era solamente corrompida pero en todo caso crecía mas y más corrompido.” Barth insigne, “Cada extensión de la conducta del viejo hombre es podrida, desmigajada, hinchada como los cadáveres podridos, apestosos, maduro por haber sido olvidado.”
El renovamiento del entendimiento en el espíritu del cual Pablo habla en (Efesios 4:23) es de hacerlo nuevo otra vez, o de renovarlo. Esto también se encuentra en (Romanos 12:2) cuando él habla de la renovación del entendimiento.” Esta renovación tiene vinculo de ser nuevo o diferente. Esto es una adjudicación de la visión moral, espiritual y del pensamiento del entendimiento de Dios. La tensión en (Romanos 12:2) es en la operación continua de la presencia del espíritu y la respuesta de la buena voluntad del creyente. “Sé transformado por la renovación del entendimiento, para que tu puedas comprobar cual es la voluntad de Dios, esa que es buena, aceptable y perfecta.” 
Pablo está hablando del cambio radical, “ser transformado”. Esto es para cambiar hacia otra vida,” el cual es el cambio interior, una renovación radical. Nosotros somos cambiados de adentro hacia fuera.

 Nuestra practica de santificación diaria es el impedimento y poderes obedientes de la personalidad inducida hacia el sometimiento y al rendimiento de la voluntad de Dios por el Espíritu Santo.

 e) No manifiesta las obras de la carne, que son (Gál. 5:19) Adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os le he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. 

 f) Manifiesta el fruto del Espíritu (Gal. , 5:22-23) Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

 * Timoteo es incitado a buscar el fruto del Espíritu (1 Timoteo 6:11) Mas tú, OH hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre. 

 g) Echa fuera lo que Dios echo fuera.

 * Col. 2:11 - " En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo.”

* Gál. 2:20 - " Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos ". El apóstol nos dice que no tenemos que estar mas sujetos a las tradiciones, cristo rompió toda tradición.

 * 2 Cor. 10:3-5 “Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”

* Filip. 3:3 – “ Porque nosotros somos la circuncisión, los que en espíritu servimos a Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne.” 

Un hombre según Cristo es

 III. Aquel que se viste del nuevo hombre.

 a) Tiene que nacer de nuevo (Juan 3:3-7) vs. 3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. ² Nos enseña que al ser salvo, nacer de nuevo espiritualmente, la persona recibe una nueva y divina naturaleza - es esta segunda naturaleza que le impulsa a hacer lo correcto y todo lo que Dios quiere y manda. No pierde su naturaleza carnal y pecaminosa (la carne), ni muere, ni se va, ni se cambia de ningún modo; la nueva y divina naturaleza (el Espíritu) es agregada a la vida. Es pues la razón por la lucha, el conflicto y la batalla interna.

 *Para ver el reino de Dios. (Juan 3:3) Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. 

 *Nacer de agua y del Espiritu. (Juan 3:5) Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 

 *Para entrar en el reino. (Juan 3:5b) Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 

 *No nacido de la carne. (Juan 3:6a) Lo que es nacido de la carne, carne es.
 porque lo que es de la carne, carne es

 *Nacido del Espiritu. (Juan 3:6b) Lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.
 Lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.

 b)Tiene que deshacerse de las obras de las tinieblas. (Rom 13:12-14) La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz. Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, sino vestios del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne. 

 c) Se visten como escogidos de Dios. (Colosenses 3:12)( Colosenses 3:10) Vestios, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; Pablo dice: Y revestidos del nuevo hombre, el cual es a la imagen del que lo creo se va renovando hasta el conocimiento pleno.

 *Con toda la armadura de Dios (Efesios 6:11) Vestios de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 

 *Del fruto del Espíritu (Colosenses 3:12) Vestios, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia. 

 Esto nos habla del fruto (Gálatas 5:22-23) Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. 
 d) Tiene que buscar las cosas de arriba. (Colosenses 3:1-3) Si pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosa de arriba, donde esta Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mirada en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida esta escondida con Cristo en Dios.

 e) Tiene la mente de Cristo (1Cor.2:16) El hombre natural no puede percibir las cosas espirituales, porque para él son locura, no puede discernirlas porque, las cosas de Dios solo se pueden percibir espiritualmente. Solo se pueden percibir con la mente del Señor.
“ Porque ¿quien conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo”.

 *No una mente natural ( )

 CONCLUSIÓN: Debemos ser hombres según Cristo, haciendo morir lo terrenal, despojándonos del viejo hombre, y vistiéndonos del nuevo hombre según Cristo. Es importante ser hombres según Cristo, para tener una vida mas dedicada al Señor, el apóstol pablo hace una invitación a dejar la vana manera de vivir, y buscar las cosas de Dios

  ¿Qué cualidades debe tener un hombre útil en nuestra sociedad?



• Integridad
• Inteligencia y sagacidad
• Tenacidad
• Valor
• Responsabilidad
• Diplomacia

c. ¿Para qué utiliza Dios a un hombre?
 1) Lo utiliza para transformar su familia = PADRE-ESPOSO
 2) Lo utiliza para transformar a otros = CONSEJERO
 3) Lo utiliza para transformar a su Iglesia = LÍDER ESPIRITUAL
 4) Lo utiliza para transformar su Sociedad = EMISARIO

d. Las características importantes del hombre que Dios utiliza pueden ser muy distintas a estas.
 e. Aprendamos de Jonás al ver las características de un hombre que Dios utiliza.

I. El hombre que Dios utiliza ES UNO ELEGIDO POR DIOS (Jon 1:1)
​a. La elección es un acto soberano: Dios decide a quién elige
“Yo haré pasar toda mi bondad delante de tu rostro y pronunciaré el nombre de Jehová delante de ti, pues tengo misericordia del que quiero tener misericordia, y soy clemente con quien quiero ser clemente” (Ex 33:19)
 b. La elección es incondicional: No depende de cualidades o virtudes
“Antes que te formara en el vientre, te conocí, y antes que nacieras, te santifiqué, te di por profeta a las naciones” (Jer 1:5)
 c. La elección es un acto excluyente: Algunos no son elegidos
“Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia” (Rom. 9:16)
 d. La elección es potencial: No lo que es, sino lo que puede ser.
“No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho porque Jehová no mira lo que mira el hombre, pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.” (1 Sam 16:7)
 ANTITIPO: Omri y Finees no habían sido elegidos por Dios (1 Sam 4:4)

II. El Hombre que Dios utiliza ES UNO QUE RECIBE UNA COMISIÓN (Jon 1:2)

a. La comisión es algo concreto: Dios es claro en lo que pide, es su voluntad
 ¿Qué pide Dios a los siguientes hombres?
 1) Josué (Jos 1:2)
 2) Gedeón (Jue 6:14)
 3) Pedro y Andrés (Mat 4:19)
 4) Pablo (Hech 9:15)
 b. La comisión consiste en cosas posibles: Dios no pide cosas imposibles
 c. La comisión no son cosas absurdas: Lo que Dios pide cumple un propósito
 d. La comisión es incuestionable: Tal como Dios lo pide y a quien él lo pide
“No digas: “Soy un muchacho”, porque a todo lo que te envíe irás, y dirás todo lo que te mande.” (Jer. 1:7)
 e. La comisión se convierte en la misión del hombre
 ANTITIPO: Nadab y Abiú no habían sido mandados (sin comisión) (Lev 10:1)

III. El Hombre que Dios utiliza ES UN HOMBRE IMPERFECTO (Jon 1:3)

a. Imperfecto porque es indispuesto: No tiene el deseo de cumplir su llamado
 b. Imperfecto porque se considera incapaz: Cree que no podrá hacerlo
“¡Ah, ah, Señor Jehová! ¡Yo no sé hablar, porque soy un muchacho!” (Jer 1:6)
 c. Imperfecto porque es indigno: Nadie, ni el mejor a fin de cuentas, lo merece
“¿Quién soy yo para que vaya al faraón y saque de Egipto a los hijos de Israel?” (Ex 3:11)
 d. Imperfecto, como todos los somos: Jesús siendo fuerte se hizo débil
“Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros seamos justicia de Dios en él.” (2 Cor 5:21)
 e. Imperfecto es lo que Dios utiliza: Para avergonzar a lo perfecto
“sino que lo necio del mundo escogió Dios para avergonzar a los sabios y lo débil del mundo escogió Dios para avergonzar a lo fuerte 28y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, 29a fin de que nadie se jacte en su presencia” (1 Cor 1:26-29) 
 ANTITIPO: Ananías, qiso quedar como perfecto (Hech 5:1-2)

IV. El Hombre que Dios utiliza ES UNO QUE SUFRE QUEBRANTAMIENTO (Jon 1:17)

a. El quebrantamiento viene por negarse a obedecer
 b. El quebrantamiento viene al buscar lo suyo: O seguir sus instintos
 c. El quebrantamiento se manifiesta en situaciones adversas. Que interrumpen los planes y lo hacen volverse a Dios
 d. El quebrantamiento llega a ser una lección de humildad: le enseña a dejar de confiar en sí mismo para confiar en Dios
“Y me ha dicho: «Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad». Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.” (2 Cor 12:9)
 e. El quebrantamiento viene también en el cumplimiento de la misión: 
 NOTAS: Para ser un hombre útil se debe pagar el PRECIO. “porque los hombres quebrantados en los trabajos aquéllos son los que rigen con madurez a los pueblos.” (Antonio de Guevara, Reloj de principes)
 ANTITIPO: Los hijos de Esceva, no quisieron pagar el precio (Hech 19:13-14)

V. El Hombre que Dios utiliza ES UNO QUE ORA (Jon. 2:1)

a. La oración establece y mantiene un contacto estrecho con su Dios
 b. La oración en la presencia de Dios muestra más claramente su voluntad
“Moisés entró en medio de la nube y subió al monte. Y estuvo Moisés en el monte cuarenta días y cuarenta noches.” (Ex 24:18)
 c. La oración se convierte en un diálogo franco con Dios: Se expresan tanto la gratitud y la necesidad como la frustración y el enojo
“¡Ah, Jehová!, ¿no es esto lo que yo decía cuando aún estaba en mi tierra? Por eso me apresuré a huir a Tarsis, porque yo sabía que tú eres un Dios clemente y piadoso, tardo en enojarte y de gran misericordia, que te arrepientes del mal. 3Ahora, pues, Jehová, te ruego que me quites la vida, porque mejor me es la muerte que la vida.” (Jon 4:2-3)
 d. La oración genera una respuesta por parte de Dios (Jon 2:10)
“Por tanto, así dijo Jehová: «Si te conviertes, yo te restauraré y estarás delante de mí y si separas lo precioso de lo vil, serás como mi boca. ¡Conviértanse ellos a ti, mas tú no te conviertas a ellos! Y te pondré en este pueblo por muro fortificado de bronce pelearán contra ti, pero no te vencerán, porque yo estoy contigo para guardarte y para defenderte dice Jehová.” (Jer 15:19-20)
 ANTITIPO: Todos los hombres. Esp. Coré (Num. 16:1-12)

VI. El Hombre que Dios utiliza ES UNO QUE OBEDECE (Jon 3:3)

a. La obediencia es resultado del quebrantamiento y la oración
 b. La obediencia es consecuencia de conocer la voluntad de Dios: Se debe saber qué obedecer
 c. La obediencia tiene su fundamento en la fe: Para cumplir se debe tener seguridad y confianza
 d. La obediencia exige una dependencia absoluta de Dios: sin cuestionar lo que él pide
 ANTITIPO: Saúl, prefería obedecer a los hombres (1 Samuel 15:11)

VII. El Hombre que Dios utiliza ES UNO QUE VE LOS RESULTADOS (Jon 3:5)

a. Los resultados son frutos de Dios mismo: enriquece la respuesta a su voluntad
 b. Los resultados pueden ser inesperados: diferentes, mayores o menores de lo esperado
 c. Los resultados consisten en una transformación: de las personas y de su entorno
 d. Los resultados han de producir satisfacción
“Verá el fruto de la aflicción de su alma y quedará satisfecho” (Isa 53:11)
 ANTITIPO: Todos los anteriores
Quiera Dios permitirnos desarrollar estas características, las cuales difieren grandemente de lo que la sociedad considera las características de un hombre de “éxito”.

Estas características vienen de Dios mismo cuando él forja el carácter del hombre para perfeccionarlo y para hacerlo útil para sus planes y propósitos en el mundo. 

1 Corintios 16:13 


“Velad, estad firmes en la fe, portaos varonilmente y esforzaos.”

El apóstol Pablo le encargó al joven pastor Timoteo lo siguiente: “Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros” (2 Timoteo 2.2). Es una clara instrucción de cómo se debe llevar a cabo el proceso de hacer discípulos. Pablo al decirle a Timoteo “lo que has oído de mí” expone la explicación de que cuando un discípulo discipula a otro, muy pronto ya serán dos discípulos; pero luego le dice acerca de “lo que has oído de mí”, que lo encargue “a hombres fieles que sean idóneos”, entonces así se alcanza discipular a una tercera generación; pero luego le dice que este encargo de transmitir “lo que has oído de mí” a “hombres fieles que sean idóneos” tiene la finalidad “para enseñar también a otros”, y así alcanzar discipular hasta a una cuarta generación. Pero, no voy a exponer propiamente acerca de discipulado en esta predicación, por lo que por ahora solamente quiero hacerles la observación de que en la ciudad e iglesia que a Timoteo le tocara pastorear, tenía que encargar esta tarea de hacer discípulos, a “hombres fieles que sean idóneos”. La verdad, es que también una mujer cristiana puede discipular a otras personas o nuevos creyentes, pero quienes principalmente tienen que hacer esta labor somos los “hombres”, y que se nos requiere la característica cristiana del ser fieles e idóneos para esta tarea. En tiempo de Timoteo y en las ciudades donde él pastoreó, bastante distinto a nuestro contexto, los hombres eran los primeros en convertirse al cristianismo antes que sus esposas y familia, así que no era tan difícil encontrar hombres en la iglesia, solo faltaba encontrarlos fieles e idóneos.

En Ezequiel capítulo 22, leemos que por causa de la tanta opresión, robo, extorsión, explotación, violencia, y demás injusticias que su propio pueblo amado cometía en contra de sus familias, paisanos, y hasta de extranjeros, Dios manda repetidamente a anunciarles que inevitablemente les va a ejecutar su ira. Pero hay un componente en este mensaje que llama mucho la atención, que consiste en que Dios antes de hacer caer su ira en contra de su pueblo, le dice a su profeta Ezequiel: “Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé” (Ezequiel 22:30). Lo que Dios resalta en esta buena noticia porque a pesar de su ira no quiere destruir a la gente desobediente a quienes sin duda también ama muy grandemente, es que Dios había buscado “entre ellos”, no a una mujer, sino por lo menos a un ¿qué?: “hombre”, pero finalmente Dios le confirma a Ezequiel: “y no lo hallé”. Desafortunadamente hay momentos de la historia y en todas partes que los hombres que Dios busca no los hay, sin embargo, siempre se han levantado hombres dispuestos a hacer lo que Dios quiere para que el peso de su ira no sea aplicado a los seres humanos.

En el mensaje de este momento que he titulado: ¿DÓNDE ESTÁ EL HOMBRE QUE DIOS BUSCA?, voy a predicarles que Dios busca a hombres que cumplan responsabilidades a favor de la gente sin temor de Dios. / ¿Qué responsabilidades a favor de la gente sin temor de Dios deben cumplir los hombres que Dios busca? / En este mensaje voy a compartirles algunas de las responsabilidades que deben cumplir a favor de la gente sin temor de Dios, los hombres que Dios busca.

La primera responsabilidad que a favor de la gente sin temor de Dios deben cumplir los hombres que Dios busca, es:

I.- INVITARLOS AL ARREPENTIMIENTO.

La primera explicación de Dios a Ezequiel acerca de la razón por la que antes que ejecutar su ira prefirió primero buscar a un hombre, fue para “que hiciese vallado,…”. ¿Qué un vallado? El Diccionario de la Lengua Española, de la Real Academia Española, en su edición del Tricentenario, define vallado como: Cerco que se levanta y se forma de tierra apisonada, o de bardas, estacas, etc., para defender un sitio e impedir entrada en él[1]. La RVR95 la traduce como “una muralla”. Es como el muro que Donald Trump pretende construir en nuestra frontera norte, para impedir la entrada de inmigrantes a su país con el fin de defender los intereses propios por lo menos de su gobierno. Pero, en el caso del hombre que Dios buscó para “que hiciese vallado”, no era para un vallado, cerco, barda o muro físico, pues como evidentemente se trata de un lenguaje figurado, lo que realmente Dios buscó es un hombre que sirva para impedir que la ira de Dios alcance a su pueblo. La versión Dios Habla Hoy, traduce esta frase describiendo que se trata de un hombre: “que haga algo en favor del país”. Dios busca hombres no para armar broncas, sino para hacer algo a favor de sus semejantes, no en contra.

En realidad, tratándose del pecado que los seres humanos cometemos delante de Dios, ningún ser humano calificaría para impedir que la ira de Dios llegue a los malvados que justamente se han ganado su propio juicio y final atroz; por lo que primeramente estas palabras de Dios a Ezequiel, al decirle que no halló a tal hombre, apuntan a la realidad de que el pecado humano no tiene solución por medio de ningún otro ser humano que se encuentra en la misma condición de pecador. Luego, no habiendo hombre alguno disponible para hacer algo por el pecado de sus semejantes, estas palabras de Dios apuntan a la necesidad de un hombre extraordinario que solamente ha podido ser Jesucristo quien quita los pecados de la humanidad. Es solamente Jesucristo quien puede librar a las personas de la ira venidera de Dios, pues así lo dice San Pablo a los Tesalonicenses, al recordarles que los cristianos estamos en relación con Dios para “esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera” (1 Tesalonicenses 1:10).

Amados hermanos, lo que un hombre ordinario como usted y yo podemos hacer es anunciar el evangelio de Jesucristo que demanda arrepentimiento al pecador para que sea librado de la ira venidera de Dios mediante la fe en la persona y obra redentora de Jesucristo. Mientras tanto, Dios está buscando a hombres que hagan esta labor de anunciar a las personas que solo pueden librarse de la ira venidera de Dios, por medio de Jesucristo. Es el mejor vallado que podemos hacer en la actualidad a favor de las personas. Amados hombres cristianos, principalmente esta labor de predicar a Jesucristo, aunque también debe hacerse por mujeres cristianas piadosas, es un deber principalmente de nosotros los varones creyentes y temerosos de Dios. Dios utilizó a un hombre llamado Juan el Bautista, no a su madre Elizabet, para predicar a los israelitas el arrepentimiento para salvación de la ira venidera de Dios (Cf. Mateo 3:7; Lucas 3:7). Dios envió a un hombre Jesucristo, no a su madre María ni a otra mujer, para predicar el mismo tema (Cf. Mateo 4:17). Es comunicando el santo evangelio de Dios como Dios nos usa a los hombres para hacer vallado a favor de las personas que nos rodean.

La segunda responsabilidad que a favor de la gente sin temor de Dios deben cumplir los hombres que Dios busca, es:

II.- INTERCEDER POR ELLOS DELANTE DE DIOS

Cuando Dios le explica a Ezequiel para qué estuvo buscando a por lo menos a un hombre, además de decirle que era para “que hiciese vallado”, le dice también que era para “que se pusiese en la brecha delante de mí” (Ezequiel 22:30). Para un poco más de claridad de lo que significa esto de ponerse en la brecha delante de Dios, recurrí a la versión Dios Habla Hoy que traduce esta segunda frase diciendo que era para: “que interceda ante mí” (DHH). En otras palabras el hombre que Dios buscó y busca hasta el día de hoy, es para hacer intercesión delante de Él por la gente que por sus pecados está mereciendo la ira de Dios. Lo que Dios buscó no en una mujer sino en un hombre, es que esté dispuesto a ser intercesor por sus semejantes delante de Dios. ¡Qué triste y lamentable que Dios haya dicho: “y no lo hallé”!

Aunque es verdad que el apóstol Pedro nos enseña que ahora tanto hombres cristianos como mujeres cristianas somos “linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios…” (1 Pedro 2:9), lo cual como a los sacerdotes del Antiguo Testamento Dios nos ha hechos los intercesores de la actualidad. Los sacerdotes intercedían a favor del pueblo de Israel mediante ofrecimiento de sacrificios a Dios para invocar perdón por cada pecador arrepentido. Eso era estrictamente realizado por hombres, pero nuestro sacerdocio actual puede hacerse tanto por hombres como por mujeres; sin embargo, los hombres cristianos no dejan de ser los que tienen antes que una mujer cristiana, la responsabilidad de ser intercesores delante de Dios, mediante el ofrecimiento de oraciones. Usted que es hombre cristiano, es el hombre que Dios busca y de quien Dios dice que espera “que interceda ante mí” .

Un ejemplo de intercesión no por sacrificio sino por conversación es la que por lo menos Abraham el primer patriarca de Israel, hizo en alguna ocasión a favor de Sodoma y Gomorra, ciudades que finalmente fueron destruidas por Dios, por no arrepentirse de su tanta maldad. Abraham intercedió por Sodoma y Gomorra talvez porque allí vivían: su sobrino Lot, la esposa de su sobrino, y las dos hijas de este matrimonio; pero lo relevante del caso es que aprendemos acerca de la importancia y el valor de la intercesión. Primero observemos que quien hace la intercesión no es Sara su esposa sino el mismísimo Abraham. Como Dios le había confiado a Abraham la noticia de que destruiría a estas dos ciudades, Abraham comenzó a interceder delante de Dios para que no destruyera aquellas ciudades. La conversación de la intercesión iniciada por Abraham se llevó a cabo así: “24 Supongamos que en la ciudad se encuentran cincuenta personas buenas. ¿No perdonarías, por esas cincuenta personas, a todos los que allí viven? 25 ¡Tú eres el juez de toda la tierra! ¡Tú no puedes matar a los que hacen lo bueno junto con los que hacen lo malo! ¡Tú eres un Dios justo! 26 Y Dios le contestó: —Si encuentro en Sodoma cincuenta personas buenas, por ellas perdonaré a toda la ciudad. 27 Pero Abraham volvió a decir: —Dios mío, perdona mi atrevimiento de hablar contigo, pues ante ti no soy nada. 28 Pero, ¿qué pasará si en toda la ciudad sólo hay cuarenta y cinco personas buenas? ¿Destruirás de todos modos la ciudad? Dios respondió: —Si encuentro esas cuarenta y cinco personas, no la destruiré. 29 Una vez más, Abraham dijo: —¿Y qué tal si sólo encuentras cuarenta? Dios le aseguró: —Por esos cuarenta, no destruiré la ciudad. 30 Pero Abraham insistió: —Dios mío, no te enojes conmigo si sigo hablando; pero, ¿qué pasará si no hay más que treinta personas buenas? Y Dios le dijo: —Si encuentro esas treinta personas, no destruiré la ciudad. 31 Abraham volvió a insistir: —Dios mío, realmente soy muy atrevido, pero ¿si sólo se encuentran veinte? Dios respondió: —Hasta por esos veinte, no destruiré la ciudad. 32 De nuevo dijo Abraham: —Yo te ruego, Dios mío, que no te enojes conmigo, pero sólo insistiré una vez más. ¿Y qué tal si sólo se encuentran diez? Y Dios le aseguró: —Por esos diez, no destruiré la ciudad” (Génesis 18:24-32; TLA). Esto es interceder: Rogar a Dios que su ira y su justicia no sea ejecutada sobre una persona que en realidad lo ha merecido. Siempre fue una responsabilidad de un hombre delante de Dios, no de una mujer. Y ahora, Dios sigue buscando hombres para hacer esta función de intercesión delante de Él. Sin duda que su misericordia sigue siendo más grande que su ira, y usted como hombre cristiano respaldado por el nombre de Jesús, ayudará a que muchas personas no perezcan en la miseria actual y eterna que provoca el pecado.

La tercera responsabilidad que a favor de la gente sin temor de Dios deben cumplir los hombres que Dios busca, es:

III.- PASTOREAR TODOS LOS ASPECTOS DE SUS VIDAS.

La misma frase que Dios dijo a Ezequiel acerca de que el hombre que Él buscó, era para: “que se pusiese en la brecha delante de mí” (Ezequiel 22:30), según otras versiones como la Traducción en Lenguaje Actual, dice también correctamente que era para: “que los proteja como una muralla” (TLA), y según la Nueva Versión Internacional, dice que era para que: “…saque la cara por él” (NVI). Estas palabras deben ser relacionadas con el contexto de rebeldía que la gente de Israel estaba viviendo contra su familia, su prójimo, el extranjero, y contra Dios mismo. Eran acreedores de la ira de Dios, aunque el corazón de Dios no quería acabar con ellos, su naturaleza, su santidad, su justicia y su ira divina, hacen necesario que inevitablemente tenga que ejecutar un juicio sobre quienes no proceden con arrepentimiento. Sin embargo, por su misericordia Él busca y llama a hombres que quieran vivir en una buena relación espiritual con Él, para que hagan algo a favor de sus semejantes para que estos no tengan que recibir sobre sus vidas la ira de Dios. Es lo que aquí estoy diciendo que Dios busca intencionalmente no a mujeres aunque también lo pueden hacer y con mucha eficiencia, sino busca a hombres para que tengan la responsabilidad de pastorear a otros hombres en cualquier aspecto de sus vidas en las que necesiten orientación, y una vez orientados no tengan que vivir abierta y deliberadamente mal delante de Dios. Sin embargo, Dios le dijo a Ezequiel que en aquella ocasión, no hubo hombre que quisiera hacer esa labor para que Dios no destruyera a toda aquella gente impenitente.

Retomando, las expresiones: proteger y sacar la cara, según las versiones TLA y NVI, me recuerdan primeramente a Jesucristo, especialmente cuando él se identifica como el Buen Pastor que protege de los ladrones y salteadores a las ovejas que están en el redil (Juan 10), y cuando protege del lobo y del león a las ovejas que pastan lejos del redil o que se extraviaron en las montañas. En toda la historia mesopotámica, patriarcal, y de los israelitas, excepto algunas pero muy mínimas excepciones por causas extraordinarias, los hombres siempre fueron los pastores que cuidaban a las ovejas y otros ganados en el campo, no fueron las mujeres. Pero, tomando en cuenta que toda la expresión pastoral de Jesús en Juan capítulo 10 es alegórica, su significado literal es que Jesús estaba manifestando que él sí se interesa genuinamente por la vida de las personas que están en peligro de condenación, y en peligro de ser alcanzados por las diversas amenazas que atentan en contra de todos los aspectos de la vida personal y familiar. Pero, esas mismas expresiones de proteger y sacar la cara, también recuerdan la responsabilidad de un padre de familia que tiene que proteger de cualquier amenaza a toda su familia, y que aun cuando su familia o sus hijos no están actuando bien delante de los demás, él tiene que sacar la cara, y esto es responsabilidad del hombre en el hogar. Si tú no eres mayor de edad, o no tienes esposa, ni hijos, pero algún día tendrás que proteger y sacar la cara por tu familia, a menos que no seas responsable. Mientras tanto, fortalece tu responsabilidad como varón, porque no debes esperar que tu esposa, o tus hijos sean los primeros que te tienen que proteger y dar la cara por ti. Proteger y dar la cara por la familia, mis estimados hermanos, siempre que haya un hombre en la familia, es responsabilidad del hombre, no de la mujer; con más razón si usted es el padre de familia.

Amado hermano, para ser un hombre buscado por Dios, que trabaje con pecadores y “que los proteja como una muralla”, obviamente no solamente habría que pararse en la brecha delante de Dios y decirle a Dios: Dios aquí no pasas con tu ira, aguántate, y perdónalos, en el nombre de Jesús, Amen. Sería ridículo hacer solamente eso delante de Dios. Se hace necesario trabajar directamente con las personas que podrían ser de tu propia familia, de tus amistades, o de tus conocidos; pero hacer eso no es cosa sencilla como simplemente hacer una oración de intercesión por ellos, no solamente decirles algunas palabras espirituales, y ya están protegidos. Hay que pastorear sus vidas de manera personal y directamente en sus corazones de donde proceden sus malas acciones, aunque en realidad es Dios quien trabajará en sus corazones, pero somos nosotros los hombres cristianos, hombres de Dios quienes tenemos que pastorearlos en todos los aspectos de sus vidas. Tenemos que invertir tiempo para trabajar en sus vidas. ¿Por qué cree usted que no hay muchos hombres en las iglesias, en comparación con la cantidad de mujeres que son muy fieles a Dios? Es porque se apoyan y fortalecen entre ellas mismas, pero los hombres pocas veces hacemos eso. Recuerden el proverbio bíblico que dice: “Hierro con hierro se aguza; y así el hombre aguza el rostro de su amigo” (Proverbios 27:17; RV60); pero más claramente según la NVI: “El hierro se afila con el hierro, y el hombre en el trato con el hombre”; y según la versión DHH: “El hierro se afila con hierro, y el hombre con otro hombre”. Usted adulto cristiano, o tú joven cristiano, tienes como hombre que pastorear con el evangelio de Jesucristo a otros hombres, para que también encuentren por medio de él, la salvación de la ira de Dios.

CONCLUSIÓN: Amados hombres de Dios, cristianos que han escuchado este mensaje, respondan a esta búsqueda que Dios hace de un hombre que “que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra” (Ezequiel 22:30). Digánle a Dios: Yo quiero ser ese hombre que tú buscas. Aquí estoy. Yo soy un hombre. Quiero ser el hombre fiel e idóneo que buscas para enseñar a otros tu santo evangelio para que también ellos reciban salvación y no tu ira. Yo quiero ser un hombre de intercesión por mi familia, por los pecadores que no se arrepienten, por la misión de esta tu congregación de creyentes en tu Hijo Jesucristo.

Amados hermanos, voy a pedir a todos los varones que después de que yo pregunte: “¿DÓNDE ESTÁ EL HOMBRE QUE DIOS BUSCA?”, todos con voz enérgica respondan como 
el profeta Isaías: “Heme aquí, envíame a mí” (Isaías 6:8).
Ir arriba
Dejanos tu opinion o si tienes algo para compartir envianos tu informacion. Dios te bendiga
Breve explicación sobre los diferentes mandamientos:

El primero, Amarás a Dios sobre todas las cosas, es el primer mandamiento y el más importante, amar a Dios sobre cualquier cosa en esta tierra. El segundo, No dirás el nombre de Dios en vano, implica que jurar en vano sobre el nombre de Dios es un pecado, su nombre debe ser tomado con mucha seriedad. El tercero, Santificarás las fiestas, guardar el día de reposo para la adoración a Dios.

El cuarto, Honrarás a tu padre y a tu madre, dios menciona que le debemos respeto a nuestros padres para que nuestros días sobre la tierra sean alargados. El quinto, No matarás, No tenemos la autoridad ni el derecho de quitarle la vida a nuestro prójimo. El sexto, No cometerás actos impuros, hay que aprender a ejercer dominio sobre las pasiones carnales. El séptimo, No robarás, no debemos tomar aquello que no nos pertenece.

El octavo, No darás falsos testimonios, las mentiras no son agradables a Dios y conllevan a un gran número de problemas. El noveno, No consentirás pensamientos ni deseos impuros, ya que hay que evitar en todo momento pensar o desear cosas inmorales. El décimo, no codiciarás los bienes ajenos, ya que no cometer el pecado de la envidia deseando lo que otro tiene.

¿Qué bendiciones me promete mi Padre Celestial si obedezco los mandamientos?

Casi todos los mandamientos que recibimos del Padre Celestial van acompañados de una bendición con promesa. La obediencia a los mandamientos nos brinda libertad, progreso personal, protección contra los peligros y muchas otras bendiciones temporales y espirituales. Y por último, nuestra obediencia puede llevarnos a la vida eterna en la presencia de nuestro Padre Celestial. El determinar esas bendiciones puede inspirarnos a nosotros y a los demás a obedecer los mandamientos.

Los cristianos si tenemos que cumplir los mandamientos porque estos jamás fueron abolidos. Veremos lo que dice Dios a través de su Palabra.

Todos sabemos que Dios es Soberano, que es el Creador y que como tal tiene todo el poder de establecer unos principios que determinen como su obra creada tiene que vivir.

Y aunque desde el principio Dios quiso darnos libre albedrío, pronto se dio cuenta que el hombre siempre buscaba el mal. Por esa causa tuvo que acabar con toda la humanidad una vez (Génesis 6:5-7), salvando tan solo a ocho personas: la familia de Noé. Fue a través de esta familia, que el Creador repobló la tierra pero entonces la maldad volvió.

Desde dónde vienen los diez mandamientos

Es entonces cuando Dios decide a través de un hombre llamado Abraham y su esposa Sara establecer un pueblo, el pueblo escogido de Dios y fue a ellos a quienes por su infinito amor, les dio unas leyes llamadas los diez mandamientos.

Una sociedad sin leyes o un mundo sin leyes no tiene control y es por eso que las leyes tienen que existir. Así pues Dios al establecer a su pueblo les dio su ley haciendo un gran pacto con ellos, un pacto en el que los judíos tenían que obedecer dichas leyes (los diez mandamientos), mientras que Dios se comprometía a cuidar de ellos, a prosperarlos y a bendecirlos.

Estas fueron las palaras del Señor: “Ahora, si en verdad ustedes me obedecen y cumplen mi pacto, se convertirán en mi propiedad preferida entre todos los pueblos, porque todo el mundo me pertenece, pero ustedes serán un reino de sacerdotes, una nación santa”, Éxodo 19:5-6, procediendo a dar sus leyes (Éxodo 20:1-17).

Pero también su pueblo le falló a Dios rompiendo el pacto que el Señor había hecho con ellos. Durante siglos y siglos, Dios les mandaba profetas para recordarles su Ley, pero ellos no respondieron.

Es entonces cuando Dios a través del profeta Jeremías anuncia que haría un Nuevo Pacto diciendo: “Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo”, Jeremías 31:33.

Dios anuncia este Nuevo Pacto dado que el viejo fue ineficiente en cuanto al compromiso de su pueblo, y este Nuevo Pacto ya no fue sellado con la sangre de un animal como el viejo, sino con la sangre preciosa de Jesucristo su Único Hijo.

Es obvio que Dios había determinado establecer este Nuevo Pacto con su pueblo escogido desde el principio, los israelitas, pero ellos al no aceptar a Cristo como el Mesías y asesinarlo, Dios decide establecerlo con los gentiles, con todos aquellos que reconocieran y creyeran en Jesucristo como el Único Salvador del mundo.

Ahora somos nosotros los cristianos el pueblo escogido, los cristianos somos el Israel moderno, con el que Dios ha establecido este Nuevo Pacto, como lo ratifica también en el libro de Hebreos 8:6-10.

“Pero ahora tanto mejor ministerio es el de Cristo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas. Y como lo había anunciado dice el Señor: He aquí vienen días, en que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto.

 No como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, porque ellos no permanecieron en mi pacto, y yo me desentendí de ellos, dice el Señor. Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, Y sobre su corazón las escribiré; Y seré a ellos por Dios, y ellos me serán a mí por pueblo”.

Tenemos los cristianos que cumplir los mandamientos

De acuerdo a las palabras del Señor en este Nuevo Pacto, las leyes no fueron abolidas sino que fueron cambiadas de lugar, y ya no fue establecido con los israelitas que no creyeron en Jesús, sino con nosotros los cristianos.

Ahora los 10 mandamientos no están escritos en tablas de piedra, sino que son plasmados por el Espíritu Santo en nuestros corazones y nuestras mentes, como se menciona en Hebreos, y es el Espíritu Santo el que nos capacita para guardarlos, si es que en verdad somos salvos. Los mandamientos son parte esencial del Nuevo Pacto de Dios con nosotros en el cual Cristo es nuestro mediador y nuestro Salvador.

Como vemos los cristianos sí tenemos que cumplir los mandamientos porque esos jamás fueron abolidos, y al incumplirlos, estamos dando la espalda al Nuevo Pacto de Dios con nosotros y por ende estamos rechazando a Cristo y con Él la Vida Eterna, porque Dios ya se desentiende de nosotros como lo menciona arriba.

Si Dios no perdonó a su pueblo inicialmente escogido por faltar a su Pacto, mucho menos nos perdonará a nosotros por incumplirlo. Esa teoría de que la Ley fue abolida, no tiene ningún fundamento bíblico y por el contrario son muchos los versículos en los que se manda a guardar los mandamientos de Dios. Veremos algunos:

Mateo 19:17-19 dijo el Señor: “Más si quieres entrar en la vida eterna, guarda los mandamientos. Le dijo el joven: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio. Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

Juan 14:15, son palabras de Jesús: “Si me amáis, guardad mis mandamientos”.

Juan 14:21 dice el Señor: “El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama, y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él”.

Juan 15:10: “Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor”.

1 Juan 3:4-6: “Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley, pues el pecado es infracción de la ley. Todo aquel que permanece en él, no peca y todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido”.

1 Juan 3:24: “ Y el que guarda sus mandamientos, permanece en Dios, y Dios en él”.

Apocalipsis 14:12: “Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”.

Los mandamientos siguen vigentes, seguirán hasta la venida del Señor, y hay que guardarlos todos “porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley”, dice en Santiago 2:10-11.

Concluimos que quienes no guardan los mandamientos no han sido sellados por el Espíritu Santo, se encuentran fuera del Nuevo Pacto de Dios y por lo tanto no son salvos. Sería interesante reflexionar sobre esto.

Si este artículo te parece interesante, compártelo. Es esa la forma en que podemos llevar la Palabra de Dios a todo rincón. Gracias.