"Tesoros Cristiano"
BienvenidaIniciosLo NuevoSalvacionTu Alma Jovenes
Peliculas CristianasPeliculas de la BibliaNoticias CristianasProfecias BiblicasAlfareroEl Ocultismo
 La OracionOREMOS Remedios y Consejos BiblicosLa Biblia y su contenidos.Herramientas BiblicasLa Biblia en un año
Tecnologia Recursos de Emergencias(Alimentos)Su RegresoApocalipsisY el que ha de venirEl Homosexualismo
viviendo en los tiempos BiblicosPasaporte Expres (Arqueologia Biblica"No Mataras"Los niños  son de CristoNiños y JovenesUn segundo despues
Espiritu SantoEl cuerpo Templo del Espíritu SantoCita con tigo.Mujer de DiosHombreLa Ley de salud del Senor
Dios sana a los enfermosEl ayuno Pasando Paginas (BiografiasFiestas Mnsuales infoHoyAnuncios
Guerra EpiritualEstudios en videos7 vecesEl cilencio de DiosUn Susurro En El Alma (Poemas)Santidad
DemonologiaSanidadNuestro Cuerpo

Double click here to add text.
Contact Us
"Nuestro Cuerpo"



El templo del Espíritu Santo





¿Nos dio Dios el cuerpo humano para que lo usáramos y dañáramos a nuestro antojo, o Él espera algo más? ¿Cómo espera Él que cuidemos esos cuerpos maravillosos que Él diseñó?

El apóstol Pablo dijo que nuestros cuerpos son el templo del Espíritu Santo.


Muchas personas piensan: “es mi cuerpo y yo puedo hacer con él lo que quiera”. Pero, ¿qué dice el Creador acerca de esto?

Formidables y maravillosas son tus obras

“Formidables y maravillosas son tus obras” así es como el rey David describe la creación por parte de Dios de los seres humanos (Salmos 139:14). David alabó a Dios por esa maravillosa obra llamada el cuerpo humano. Existen muchas referencias en la Biblia en donde el cuerpo humano es comparado con un templo (Juan 2:21; 1 Corintios 6:19).

Existe un propósito detrás de todas las cosas que Dios hace, y la creación del cuerpo humano no es la excepción. Uno de los propósitos más importantes de esta vida, es crecer en el carácter justo de Dios. A través de su morada en nosotros por el poder de su Espíritu Santo, nos ayuda a cumplir ese propósito en la vida que va a permitir que vivamos por siempre en su familia.

El apóstol Pablo aclaró el propósito del cuerpo humano cuando les dijo a los hermanos en Corinto: “¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo. Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré” (2 Corintios 6:16-17).

Pablo explicó que Dios va a morar en los hombres por el poder del Espíritu Santo. ¿Si nuestros cuerpos son para servir como templo o morada del Espíritu Santo, tiene Dios unas expectativas específicas de cómo debemos tratar y cuidar nuestros cuerpos?

Conocimiento de la salud

Hay más publicaciones de temas de salud hoy en día que en cualquier otro momento de la historia humana. Los estudios y avances en las ciencias de la salud significan que entendemos mejor lo que tenemos que hacer para ganar y conservar un buen nivel de salud. Esto incluye hacer ejercicio regularmente, tener una dieta adecuada, descansar lo suficiente y una salud emocional apropiada.

Cuando hacemos lo que es necesario para mantener nuestra salud física, vemos que nuestras mentes son más agiles y piensan mejor, recuerdan, aprenden y se concentran. ¡La necesidad de una mente ágil es tan importante para asuntos espirituales como para los físicos!

Pero el mundo está lleno de oportunidades para que abusemos de nuestros cuerpos. Muchas de las “comidas rápidas” carecen de vitaminas y de minerales importantes, y en lugar de eso están llenas de grasa, azucares y químicos que acaban con la buena salud.

Los estilos de vida de alto estrés requieren que las personas se esfuercen y trabajen más horas para lograr más y más cosas. De acuerdo con la Fundación Nacional del Sueño, los conductores somnolientos están tan limitados como los conductores que están bajo la influencia de drogas o del alcohol. Los investigadores han descubierto que la privación crónica de sueño contribuye a la presión arterial alta, ataques cardiacos, obesidad, probabilidades de un derrame, junto con disminución significativa de funciones cognitivas. ¡La falta de descanso adecuado significa problemas de salud!

La Biblia no condena el uso del alcohol (vea “¿Es pecado tomar alcohol?”), condena el abuso del alcohol (vea “Uso y abuso del alcohol”). Las investigaciones modernas están llenas de descripciones de las consecuencias negativas del exceso de alcohol.

De igual forma, los resultados del abuso de drogas y otras sustancias, legales o ilegales han sido documentadas ampliamente. Algunas sustancias atacan los músculos, otras los pulmones y el corazón y muchas atacan el propio cerebro (por ejemplo, vea “¿Es pecado fumar?”). Con el tiempo, el resultado será una salud disminuida y un cuerpo que tendrá daños irreparables. ¡Así no esperaba Dios que cuidáramos su maravillosa creación!

Su cuerpo es para albergar al Espíritu Santo

Pablo les enseñó a los miembros la necesidad de recordar que era lo que moraba en ellos y que eran responsables del cuidado de su templo espiritual. “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es” (1 Corintios 3:16-17).

Nosotros como seres humanos somos responsables ante Dios de la manera en que cuidamos nuestros cuerpos. La analogía de un templo está relacionada con el templo en Jerusalén que Pablo conocía en ese momento. Ese templo era una versión reconstruida del magnífico templo que Salomón construyó mucho tiempo atrás.

Más adelante en 1 Corintios 6, Pablo advirtió a la Iglesia acerca de la inmoralidad sexual diciendo: “¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré, pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? De ningún modo” (v. 15). Y de nuevo en 1 Corintios 6:18, escribió: “Huid de la fornicación”.

Su significado es claro: la inmoralidad sexual es un pecado que contamina nuestros cuerpos —burlándonos del templo en donde debe habitar el Espíritu Santo.

El cuidado del cuerpo

El cuerpo humano necesita consumir alimentos prácticamente todos los días para obtener energía. Pero no todo lo que se arrastra, corre, vuela o nada fue diseñado por el Creador para que la gente lo consumiera. Si desea una explicación acerca de los alimentos que Dios hizo para que la gente los consumiera, vea nuestra sección “Animales limpios e inmundos: ¿Le importa a Dios que tipo de animales comemos?”

También cuidamos nuestros cuerpos con el descanso adecuado, ejercicio y actividades sociales apropiadas. No es un secreto que incluso las cosas que pensamos tienen impacto en nuestra salud. Salomón escribió: “La luz de los ojos alegra el corazón, Y la buena nueva conforta los huesos” (Proverbios 15:30). Lo que decidimos pensar y aun las palabras de la familia y amigos pueden afectar nuestra salud.

Pablo escribió: “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” (Filipenses 4:8).

Dios promete darnos tranquilidad mental que nos puede ayudar a enfrentarnos con el estrés y las pruebas que algunas veces luchan contra nuestro templo del Espíritu Santo. Pensar en las cosas que Dios quiere que pensemos, promueve salud espiritual al templo.

Limitaciones

Por supuesto existen algunas limitaciones con respecto a lo que podemos hacer para preservar nuestra salud. La genética hace parte de la ecuación o algunos factores ambientales que están fuera de nuestro control, pueden estar involucrados. Por ejemplo, el Nuevo Testamento nos da un ejemplo de un hombre ciego de nacimiento, sin ninguna culpa de su parte (Juan 9:1-3).

De la misma manera, algunas debilidades de salud no necesariamente tienen que ser causadas por falta de autodisciplina o por no seguir una conducta que honre a Dios, pueden ser el resultado de una predisposición genética, factores ambientales o situaciones de la vida que no están bajo nuestro control. Sin embargo, al darnos esas restricciones, Dios espera que nosotros hagamos lo mejor que podamos para seguir unas pautas equilibradas con respecto a la dieta y el ejercicio.

Un Templo como ninguno

¡El templo que construyó Salomón fue magnifico! Muchas partes del templo estaban recubiertas de oro puro, incluyendo el altar y el santuario (1 Reyes 6:21-22).

Nuestros cuerpos, los cuales son el templo del espíritu santo, son muy especiales también. Cualquier cosa que contenga la presencia de Dios es considerado santo. El cuerpo que recibe el don del Espíritu Santo es especial para Dios y refleja su naturaleza.

¿Cómo describiría el estado actual de su templo —su cuerpo? Tenemos la libertad de escoger cómo vamos a cuidar este cuerpo precioso diseñado amorosamente por el Creador. Él espera que nosotros lo cuidemos y lo usemos de una manera adecuada. Este cuerpo que Dios creó fue hecho maravillosa y cuidadosamente —¡el templo del Espíritu Santo!




¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?

 1 Corintios 6:19
Cuidemos también nuestro cuerpo, siendo cristianos responsables.


Estar sano no solo significa cuidar de aspectos físicos, sino que tambien es igual de importante su bienestar y su salud mental. Si posee una salud psicológica apropiada, podrá desarrollar su potencial pudiendo afrontar positivamente las situaciones estresantes que se presenten en su vida, como la pérdida de un ser querido. A su vez, podrá pasar y compartir su tiempo con su familia, amigos y la comunidad que le rodea.


Valorarse y aceptarse a sí mismo es un aspecto clave para mantener su salud psicológica, lo que le permitirá disfrutar de la vida por completo. Sin embargo, si esto se convierte en una lucha, su habilidad de sentir, expresar y manejar sus emociones positivas y negativas -especialmente la rabia- se verán afectadas. Por ejemplo, si tiene una enfermedad física permanente, se ha jubilado o le han despedido, es posible que se sienta bajo de ánimo y estresado. Estos sentimientos suelen pasar, pero en ocasiones desarrollan otros problemas más serios, como la depresión o la ansiedad. Por tanto, tener una buena salud mental le protegerá de desarrollar estos trastornos. Trate de seguir estos 10 consejos para sentir un bienestar físico, emocional y mental:

Siga una dieta sana y equilibrada
 No es un secreto que llevar una dieta sana y equilibrada le ayuda a mantener un peso saludable y a reducir el riesgo de enfermedades como la diabetes, enfermedades del corazón o un derrame cerebral. La comida, al fin y al cabo, es el combustible de nuestro organismo. Usted no puede poner diesel en una máquina de gasolina, por lo que, en relación con esto, no debe alimentarse de forma inadecuada –esto solo le hará sentirse mal.

Beba con sensatez
 El alcohol es un euforizante depresivo y afecta a las funciones cerebrales. Si no bebe con sensatez, o bebe grandes cantidades durante un largo periodo de tiempo, tendrá el riesgo de desarrollar problemas mentales como ansiedad o depresión. Además, no debe tomar drogas, como el canabbis o el éxtasis ya que incrementan el riesgo potencial de dañar el cerebro.

Manténgase activo
 Tomar parte de una actividad física regularmente ayuda a su cerebro a liberar las llamadas hormonas de la felicidad (endorfinas), que ayudan a mejorar el sensación de bienstar. Haga aquello que más le entretenga, como un deporte de equipo, bailar, montar en bicicleta o caminar. Ejercicio como el tai chi también le ayudará a sentirse mejor. Trate de estar activo en todo momento: las personas que están desempleadas o que sufren una enfermedad tienen la autoestima más baja y tienen mayor de depresión.

Descanse
 Los cambios negativos que se producen en la vida, como la pérdida de un ser querido, el divorcio, estar en el paro o jubilado pueden ser claves para sentirse mal psicológicamente. En ocasiones, puede sentirse que el mundo se le viene encima y que es incapaz de alcanzar una meta. La clave es relajarse, incluso meditando, para así manejar las emociones y reducir los niveles de estrés.

Duerma bien
 Sentirse cansado afecta a la concentración, le desmotiva y le deja sin energía. Esto puede afectar, a su vez, a la salud mental, por lo que es importante dormir lo suficiente para sentirse descansado y sentirse capacitado para realizar las actividades cotidianas.

Exteriorice sus sentimientos
 Hablar con otras personas sobre cómo se siente le ayudará a ver todo desde otra perspectiva. Trate de hablar con las personas más cercanas a usted y así poder compartir sus problemas.

Pida ayuda cuando lo necesite
 Si siente que no puede arreglárselas por sí mismo, no debe sentirse culpable o avergonzado por pedir ayuda a otros. El perder a un ser querido o ciertos cambios que pueden producirse en la vida son difíciles de superar, por lo que es importante recordar que puede pedir ayuda y las ventajas que conlleva esto marcan la diferencia a la hora de llevar una determinada situación.

Acéptese tal y como es
 Existen ciertas cosas que puede cambiar en su vida. Verse a sí mismo como una persona con valía, y no juzgarsecon exceso de celo, le ayudará a sentirse bien y y a mantener un grado aceptable de felicidad durante toda su vida.

En contacto con sus amigos y seres queridos
 Mantener buenas relaciones con la gente que le rodea le fortalecerá, ya que siempre es importante tener contacto con amigos y familiares, especialmente en momentos de necesidad. Incluso si lleva tiempo sin ver a alguien, invítele a comer, escríbale una carta o mándele un e-mail.

DEjanos tus ideas y comentarios.
Dios te bendiga
Ir arriba



Mayo Clinic 
Agua: ¿cuánto tienes que beber todos los días?


 
 

Agua: ¿cuánto tienes que beber todos los días?


El agua es esencial para la buena salud, sin embargo, las necesidades varían según el individuo. Estas pautas pueden ayudarte a garantizar que bebas la cantidad suficiente de líquido.
Escrito por el personal de Mayo Clinic


¿Qué cantidad de agua deberías tomar por día? Es una pregunta simple que no tiene una respuesta sencilla.

Los estudios establecieron diversas recomendaciones a lo largo de los años. Pero tus necesidades individuales de agua dependen de muchos factores, como tu salud, el nivel de actividad y dónde vives.


No existe una fórmula fija para todas las personas. Pero saber más acerca de las necesidades de líquido de tu cuerpo te ayudará a calcular qué cantidad de agua debes tomar por día.


Beneficios del agua para la salud



El agua es el componente químico principal del cuerpo y representa el 60 por ciento del peso corporal. El cuerpo depende del agua para sobrevivir.

Cada célula, tejido y órgano del cuerpo necesita agua para funcionar correctamente. Por ejemplo, el agua cumple las siguientes funciones:

•Elimina los desechos a través de la orina, la transpiración y las evacuaciones intestinales
•Mantiene una temperatura normal
•Lubrica y amortigua las articulaciones
•Protege los tejidos sensibles

La falta de agua puede provocar deshidratación, que es una afección que ocurre cuando no tienes suficiente agua en el cuerpo como para llevar a cabo las funciones normales. Incluso una deshidratación leve puede quitarte la energía y hacer que te sientas cansado.


¿Cuánta agua necesitas?



Todos los días pierdes agua cuando respiras, sudas, orinas y evacúas los intestinos. Para que el cuerpo funcione adecuadamente, debes reabastecer el suministro de agua consumiendo bebidas y alimentos que contengan agua.

Entonces, ¿cuánto líquido necesita un adulto promedio y saludable que vive en un clima templado? Las National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine (Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina) determinaron que el consumo diario adecuado de líquido es el siguiente:

•Aproximadamente 15 1/2 tazas (3,7 litros) de líquido para los hombres
•Aproximadamente 11 1/2 tazas (2,7 litros) de líquido por día para las mujeres

Estas recomendaciones incluyen los líquidos provenientes del agua, las bebidas y los alimentos. Aproximadamente el 20 por ciento del consumo diario de líquido suele provenir de los alimentos y el resto de las bebidas.


¿Qué sucede con el consejo de beber 8 vasos por día?



Probablemente, te hayan dado el consejo «Bebe 8 vasos de 8 onzas de agua por día». Es fácil de recordar y un objetivo razonable.

La mayoría de las personas saludables se hidratan bebiendo agua y otros líquidos cuando tienen sed. Para algunas personas, menos de ocho vasos por día puede ser suficiente. Sin embargo, otras personas podrían necesitar más.



Factores que influyen en las necesidades de beber agua



Es posible que debas modificar el consumo de líquido total en función de varios factores:
•Ejercicio. Si practicas alguna actividad que te hace sudar, es necesario que bebas más agua para cubrir la pérdida de líquido. Es importante beber agua antes, durante y después de hacer ejercicio. Si la actividad física es intensa y dura más de una hora, una bebida deportiva puede reemplazar los minerales de la sangre (electrolitos) perdidos a través del sudor.
•Entorno. El clima cálido o húmedo puede hacerte sudar, y es necesario que bebas más líquido. La deshidratación también puede producirse en altitudes elevadas.
•Salud general. El cuerpo pierde líquidos cuando tienes fiebre, vómitos o diarrea. Bebe más agua o sigue la recomendación del médico para beber soluciones de rehidratación oral. Otras afecciones que podrían requerir un aumento en el consumo de líquido son las infecciones en la vejiga y los cálculos en las vías urinarias.
•Embarazo o lactancia. Las mujeres que están embarazadas o amamantando necesitan más líquido para mantenerse hidratadas. La Oficina para la Salud de la Mujer les recomienda a las mujeres embarazadas beber alrededor de 10 vasos (2,4 litros) de líquido por día y a las mujeres que amamantan, alrededor de 13 vasos (3,1 litros) de líquido por día.



Más allá del grifo: otras fuentes de agua



No es necesario que dependas solo de lo que bebes para satisfacer tus necesidades en cuanto al líquido. Lo que comes también aporta una parte importante. Por ejemplo, muchas frutas y vegetales, como la sandía y la espinaca, contienen casi el 100 por ciento de agua por peso.


Además, otras bebidas, como la leche, el jugo y los tés de hierbas, están compuestas principalmente de agua. Incluso las bebidas con cafeína, como el café y las gaseosas, pueden contribuir a la ingesta diaria de agua. Sin embargo, el agua es la mejor opción, porque no tiene calorías, es económica y está al alcance de la mano.

Las bebidas isotónicas solo se deben usar cuando hagas ejercicio intenso durante más de una hora. Estas bebidas ayudan a reponer los electrolitos perdidos a través de la transpiración, al igual que el azúcar que se necesita como energía durante períodos de ejercicio más prolongados.

Las bebidas energizantes no son lo mismo que las bebidas isotónicas. Las bebidas energizantes no suelen estar formuladas para reponer electrolitos. Además, por lo general, tienen un alto contenido de cafeína u otras sustancias estimulantes, azúcar y otros aditivos.


Cómo mantener una hidratación saludable



Tu ingesta de líquidos probablemente sea adecuada si se cumple lo siguiente:
•Casi nunca sientes sed
•La orina es incolora o de color amarillo claro

Un médico o un dietista matriculado pueden ayudarte a determinar la cantidad diaria de agua adecuada para ti.


Para prevenir la deshidratación y asegurarte de que el cuerpo tenga el líquido que necesita, haz que el agua sea tu bebida preferida. Es una buena idea hacer lo siguiente:
•Bebe un vaso de agua u otra bebida sin calorías o de bajas calorías con cada comida y entre las comidas.
•Bebe agua antes, durante y después del ejercicio.
•Si tienes hambre, toma agua. A veces, la sed se confunde con el hambre.

Si bien es poco frecuente, tomado demasiada agua también es posible. Cuando los riñones no pueden eliminar el exceso de agua, el contenido de sodio en la sangre se diluye (hiponatremia), lo que puede poner en riesgo la vida.

Los atletas, especialmente los que participan en entrenamientos largos e intensos, o en eventos de resistencia, corren mayor riesgo de sufrir hiponatremia. Sin embargo, en general, beber demasiada agua es poco frecuente en los adultos sanos que siguen una dieta estadounidense promedio.

Hoy hablamos del agua .Estaremos cambiando este articulo cada mes con otro nuevo para su beneficio.