"Tesoros Cristiano"
BienvenidaIniciosLo NuevoSalvacionTu Alma Jovenes
Peliculas CristianasPeliculas de la BibliaNoticias CristianasProfecias BiblicasAlfareroEl Ocultismo
 La OracionOREMOS Remedios y Consejos BiblicosLa Biblia y su contenidos.Herramientas BiblicasLa Biblia en un año
Tecnologia Recursos de Emergencias(Alimentos)Su RegresoApocalipsisY el que ha de venirEl Homosexualismo
viviendo en los tiempos BiblicosPasaporte Expres (Arqueologia Biblica"No Mataras"Los niños  son de CristoNiños y JovenesUn segundo despues
Espiritu SantoEl cuerpo Templo del Espíritu SantoCita con tigo.Mujer de DiosHombreLa Ley de salud del Senor
Dios sana a los enfermosEl ayuno Pasando Paginas (BiografiasFiestas Mnsuales infoHoyAnuncios
Guerra EpiritualEstudios en videos7 vecesEl cilencio de DiosUn Susurro En El Alma (Poemas)Santidad
DemonologiaSanidadNuestro Cuerpo

Double click here to add text.
Contact Us
"Un Susurro En El Alma"
Hogar Cristiano

Donde el ruego al Señor se hace frecuente
 Y la Biblia es leída reverente;
 Do las obras expresan fe viviente,
 ¡Allí existe el hogar!

Do los padres, los hijos, los hermanos
 En estrecha amistad unen sus manos;
 Do no existen querellas ni odios vanos,
 ¡Allí es puro el hogar!

Do la luz del amor brilla piadosa,
 Donde esplende la Biblia luminosa.
 Y la oscura maldad huye medrosa,
 ¡Es glorioso el hogar!

Do nunca se escuchan voces crueles,
 Ni destilan los odios negras hieles,
 Pero oyen de amor, cánticos fieles,
 ¡Es glorioso el hogar!

Donde reinan la paz y la armonía,
 Donde no hay más tinieblas sino día;
 Y se escucha una alegre melodía,
 ¡Es precioso el hogar!

Donde Cristo es el huésped amoroso
 Y se escucha su voz plena de gozo;
 Do no viste el orgullo desdeñoso
 ¡Es cristiano el hogar!

"Quiero Ser el Amigo de Dios" (Santiago 2:23)

Quiero que en mi vida se vea,
 Quiero que Cristo mi Salvador sea,
 Que todos los días Su Palabra yo lea
 Quiero ser el amigo de Dios.

Quiero en Él por siempre confiar,
 De Su santo camino jamás desviar,
 Acercarme a Él que no ha de cambiar
 Quiero ser el amigo de Dios.

Quiero sentir por dentro Su fuego,
 No quiero de la iglesia jugar más el juego,
 Su voluntad haré con gozo muy luego
 Quiero ser el amigo de Dios.

Quiero que de mí esté agradado,
 No volveré a lo que le he prometido y dado,
 Pues ya puse mi mano al eterno arado
 Quiero ser el amigo de Dios.

Yo quiero seguirle en noche oscura,
 Conocerle mejor en la prueba más dura,
 Sentir y conocer Su gran ternura
 Quiero ser el amigo de Dios.

Conozco ahora la inmensidad
 De Su constante amor y fiel bondad;
 Me gozaré cuando pueda en honestidad
 Decir: "Yo soy el amigo de Dios".

– Deanna Thomas
Double click here to add text.
VUELVE A EMPEZAR

Aunque sientas el cansancio,
 aunque el triunfo te abandone,
 aunque un error te lastime,
 aunque una traición te hiera,
 aunque una ilusión se apague,
 aunque el dolor queme tus ojos,
 aunque ignoren tus esfuerzos,
 aunque la ingratitud sea la paga,
 aunque la incomprensión corte tu risa,
 aunque todo parezca nada…
VUELVE A EMPEZAR

– autor desconocido

GRACIAS

Te doy gracias mi Señor
 por las aguas de los ríos,
 por la luna y por el sol,
 y por todo lo que es mío.
 Por el aire que respiro,
 por mi dicha y mi salud
 y por las cosas que miro,
 te doy gracias mi Jesús.
 Te doy gracias por las flores,
 pero más por esta flor
 con que adornas mis amores;
 la presencia del Señor.
 Yo doy gracias por mi vida,
 porque Jesús la salvó.
 Canta mi alma agradecida
 esta alabanza al Señor.
 Doy gracias por las estrellas
 que alumbran mi salvación
 porque salí de tinieblas
 con Cristo en mi corazón.

– autor desconocido

SERVIRÉ A JESÚS

Mucha gente hoy en día
 nombra mucho a Jesús.
 Dicen que ellos sí le aman,
 mas no andan en la luz.

Vacilan tanto en su vida,
 casi no saben ni orar.
 Vida a medias es la de ellos,
 es seguro su fracasar.

Pero yo sí soy cristiano,
 ya a medias no quiero andar.
 Yo me entrego todo, ¡TODO!
 y así puedo superar.

Prendo mi candela chica
 por la ayuda de mi Dios;
 Alumbrando claro y fuerte,
 salva almas del feroz.

Ya me entrego a servir;
 me gasto, quemo, y aun muero,
 cual candela ahogada en su cera
 gastarme por mi Cristo quiero.

– Pablo Yoder

¡ADÁN! ¿DÓNDE ESTÁS?

Por un bello paraíso
 din abrojos ni dolor,
 caminan Adán y Eva
 muy tranquilos, sin temor.

Como el rey y su reina
 señorean en unión,
 todo bajo su dominio
 sin ninguna contentación.

Mirándose a los ojos
 sin codicia ni rencor,
 unen sus voces en un canto
 en un baño de esplendor.

En un huerto de colores,
 con absoluto control,
 juegan los animalitos
 bajo el resplandor del sol.

Rey y reina sin vestido,
 sin temor y sin pesar,
 agarrados de las manos
 van riendo al caminar.

En las tardes de reposo
 Dios desciende a llamar;
 Ven, Adán. Ven Eva,
 venid a conversar.

Adán la toma de la mano,
 y corren juntos sin tardar,
 pues les encanta estar ahí
 y con Dios poder hablar.

Mas un día tenebroso
 Satanás allí llegó;
 con ambición perversa
 a los reyes engañó.

La distancia aparece;
 ha cambiado lo de ayer.
 A lo largo se critican
 y se culpan sin querer.

Al caer la tarde fría,
 en soledad, sin hablar,
 encogidos por su culpa
 oyen a su Dios llamar.

Adán, Eva, queridos,
 venid a responder;
 mas se lanzan a los montes
 y se quieren esconder.

Hoy los hombres como ellos
 han querido olvidar
 lo de antaño y lo de hoy,
 y no quieren escuchar.

Pero Dios aún los llama:
 Adán, Adán, ¿dónde estás?
 Adán, Adán, ¿qué has hecho?
 Te amo, Adán, ¿adónde vas?

– Marcos Yoder

El AMOR TODO… 



El AMOR TODO LO PUEDE

asegura el apóstol Pablo;

Dios no quiere que en nuestro hogar

se le dé cabida al diablo. 

El AMOR TODO LO CREE

la Palabra así nos dice;

Dios está a nuestro lado

y con Su presencia nuestra casa bendice. 

El AMOR TODO LO ESPERA

hoy, mañana y para siempre;

no se olviden que un día

con Dios viviremos eternamente. 

El AMOR TODO LO SOPORTA

no perdamos nunca la confianza;

y aunque problemas tengamos

Dios es, nuestro escudo y esperanza. 

Ante Dios en este día

nosotros debemos prometer;

que hasta que la muerte nos separe

El AMOR NUNCA DEJARA DE SER 

Basado en:

1 Corintios 13:7

Propósito:

Celebración del Mes del Amor & la Amistad 



Autor:

Sergio A. Perelli 

Sosténnos firmes, ¡oh Señor! 



  Sosténnos firmes, ¡oh Señor!,
  En la Palabra de Tu amor;
  Refrena a los que en su maldad
  Tu reino quieren derribar.

  Demuestra Tu poder, Jesús, 
  Pues rey de reyes eres Tú;
  Haz que Tu amada cristiandad
  Te alabe con sinceridad.

  ¡Oh Santo Espíritu de Dios!
  Escucha de Tu grey la voz;
  Conserva en ella la unidad
  Y guárdala en Tu santa paz. Amén. 

  (Martín Lutero
 

 Desde el primer amor 



  Desde el primer amor estoy contigo 

  siguiendo tus pisadas, caminando, 

  y en mi ser -siempre tuyo- vas creando 

  la mente de un constante y fiel amigo. 



  La paz, con tu recuerdo, va conmigo, 

  y un río de pasión está sangrando, 

  y no puedo evitar de vez en cuando 

  mi lágrima de amor por tu castigo. 



  En esta tarde azul, como una ola, 

  el corazón reparte la simiente 

  sobre un campo vestido de amapola. 



  Por tu gracia, Señor, eternamente 

  he de ver ese cetro que enarbola 

  la humildad y el amor más diligente. 



  Antonio Barceló Roldán 

Ir arriba
Madre

Tu mirada de amor
descubre lo que otros no quieren ver.
Tu nobleza
te hace apreciar lo que los demás desprecian.
Tu amor desinteresado
te hace defender a los pequeños
que otros atacan o menosprecian.
Tu presencia
despierta confianza, amor a la vida
y esperanza en un futuro mejor.

MadrMadre Madre mia (de Rafael Escobar Roa)

Cuando los ojos a la vida abría,
 al comenzar mi terrenal carrera,
 la hermosa luz que vi por vez primera
 fue la luz de tus ojos, ¡madre mía!.

Y hoy que, siguiendo mi escarpada vía,
 espesas sombras hallo por doquiera,
 la luz de tu mirada placentera
 ilumina mi senda todavía.

Mírame, ¡oh madre!, en la postrera hora,
 cuando a las sombras de mi noche oscura
 avance ya con vacilante paso.

Quiero que el sol que iluminó mi auroraMadre Mía (de Rafael Escobar Roa)

Cuando los ojos a la vida abría,
 al comenzar mi terrenal carrera,
 la hermosa luz que vi por vez primera
 fue la luz de tus ojos, ¡madre mía!.

Y hoy que, siguiendo mi escarpada vía,
 espesas sombras hallo por doquiera,
 la luz de tu mirada placentera
 ilumina mi senda todavía.

Mírame, ¡oh madre!, en la postrera hora,
 cuando a las sombras de mi noche oscura
 avance ya con vacilante paso.

Quiero que el sol que iluminó mi aurora
 sea el mismo sol que con su lumbre pura
 desvanezca las brumas de mi ocaso.