"Tesoros Cristiano"
BienvenidaIniciosLo NuevoSalvacionTu Alma Jovenes
Peliculas CristianasPeliculas de la BibliaNoticias CristianasProfecias BiblicasAlfareroEl Ocultismo
 La OracionOREMOS Remedios y Consejos BiblicosLa Biblia y su contenidos.Herramientas BiblicasLa Biblia en un año
Tecnologia Recursos de EmergenciasSu RegresoApocalipsisY el que ha de venirEl Homosexualismo
viviendo en los tiempos BiblicosPasaporte Expres (Arqueologia Biblica"No Mataras"Los niños  son de CristoNiños y Jovenes...Un segundo despues
Espiritu SantoEl cuerpo Templo del Espíritu SantoCita con tigo.Mujer de DiosHombreLa Ley de salud del Senor
Dios sana a los enfermosEl ayuno Pasando Paginas (BiografiasFiestas Mnsuales infoHoyAnuncios
Guerra EpiritualEstudios en videos7 vecesEl cilencio de DiosUn Susurro En El Alma (Poemas)

Double click here to add text.
Contact Us
SEPAN QUE DIOS AMA A LOS HOMOSEXUALES, PERO EL ABORRECE EL PECADO, Y EL SER HOMOSEXUAL ES UN PECADO Y LO VEMOS EN SU INSPIRADA PALABRA, LA BIBLIA
:Levítico 20:13
13 Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre. 
eLevítico 20:13Reina-Valera 1960 (RVR1960)

La respuesta que da la Biblia


Dios creó al hombre y la mujer, y él estableció que las relaciones sexuales solo deben tener lugar entre esposo y esposa (Génesis 1:27, 28; Levítico 18:22; Proverbios 5:18, 19). Así pues, las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo o entre un hombre y una mujer que no sean esposos están prohibidas por Dios (1 Corintios 6:18). Dicha prohibición abarca el sexo oral y anal, así como masturbar a otra persona.

Ahora bien, aunque la Biblia desaprueba los actos homosexuales, también desaprueba la homofobia —es decir, el odio a los homosexuales—, pues nos da este mandato: “Respeten a todos” (1 Pedro 2:17, Nueva Traducción Viviente).

¿Puede alguien nacer homosexual?

La Biblia indica que todos nacemos con la tendencia a ir en contra de los mandamientos de Dios (Romanos 7:21-25). Sin embargo, no dice nada específico sobre la genética de la homosexualidad ni sobre la causa de los deseos homosexuales. Lo que sí dice es que Dios condena los actos homosexuales, es decir, llevar a cabo dichos deseos.

¿Se puede complacer a Dios pese a tener impulsos homosexuales?

La Biblia dice: “Den muerte a todos sus malos deseos; no tengan relaciones sexuales prohibidas [...], dominen sus malos deseos” (Colosenses 3:5, Traducción en lenguaje actual). Para dar muerte a los malos deseos, que pueden dar lugar a faltas graves, hay que aprender a dominar los pensamientos y llenar la mente de cosas sanas, cosas que nos ayuden a combatir esos deseos (Filipenses 4:8; Santiago 1:14, 15). Tal vez sea muy difícil lograrlo al principio, pero con el tiempo va haciéndose más y más fácil. Dios promete ayudarnos a conseguirlo. Según la Biblia, podemos “ser hechos nuevos en la fuerza que impulsa [nuestra] mente” (Efesios 4:22-24).

Cabe mencionar que quienes tienen deseos homosexuales no son los únicos que deben luchar contra sus impulsos. Millones de personas tienen que dominar sus deseos a fin de agradar a Dios. Entre ellas se cuentan hombres y mujeres solteros cuyas circunstancias tal vez les impidan casarse, así como quienes están casados con alguien incapaz de tener relaciones sexuales. Todos ellos tienen que controlar sus impulsos y resistir las tentaciones. Y sin embargo, son felices. Igualmente, quienes tienen inclinaciones homosexuales pero de veras desean agradar a Dios también pueden ejercer autodominio y ser felices (Deuteronomio 30:19).

Ir arriba
Queremos saver tu opinion sobre el tema .
aprieta el boton de abajo donde dice CONTACT US y podras opinar y dejarnos tus comentarios.
Gracias y Dios te bendiga.
¿Hay Salvación Para el Homosexual?  


¿Si una persona es homosexual y se arrepiente y acepta a Dios, esta persona, tiene cabida en el reino de los cielos? ¿Dios lo cambiará de su orientación?  
¿Qué recomiendan? ¿Qué dice la biblia?


Todo pecador, no importando cual sea su pecado, si se arrepiente y pone su fe en Jesucristo para salvación, tiene cabida en el reino de los cielos. La homosexualidad es un pecado condenado por Dios en las Sagradas Escrituras y como tal, todo homosexual (hombre o mujer) que se arrepiente de ese pecado y recibe a Jesucristo, tiene parte en el reino de los cielos.  

¿Qué es arrepentimiento?  

Es bueno entender que es realmente el arrepentimiento según la Biblia, para esto miraremos lo que nos explica la biblia sobre el asunto. El diccionario bíblico Easton lo dice lo resume de la siguiente manera:  

Hay tres palabras Griegas usadas en el Nuevo Testamento que denotan arrepentimiento.




(1) El verbo metamelomai es usado para un cambio de mente, tal como el que produce pesar, o hasta remordimiento por cuenta del pecado, pero no necesariamente muestra un cambio de corazón. Esta palabra es usada con referencia al arrepentimiento de Judas (Mateo 27:3).  

(2) Metanoeo, significa cambiar de mente y propósito, como un resultado después de tener conocimiento.  

(3) Este verbo, con la palabra semejante metanoia, es usado para referirse al verdadero arrepentimiento, un cambio de mente y propósito de vida, a lo cual se promete remisión de pecados.  

El arrepentimiento evangélico consiste de (1) un verdadero sentimiento de culpa y pecaminosidad propia; (2) un entendimiento de la misericordia de Dios en Cristo; (3) un odio real por el pecado (Psa_119:128; Job_42:5, Job_42:6; 2Co_7:10) y un tornarse del pecado hacia Dios; y (4) un empeño persistente hacia una vida santa andando con Dios en el camino de sus mandamientos.  


El verdadero penitente es consciente de culpa (Psa_51:4, Psa_51:9), de contaminación (Psa_51:5, Psa_51:7, Psa_51:10), y de impotencia (Psa_51:11; Psa_109:21, Psa_109:22). Por eso, se conoce a sí mismo tal como Dios siempre lo ha visto y se declara a sí mismo como tal. Pero el arrepentimiento no solamente encierra tal sentido de pecado, sino que también es una apreciación de la misericordia, sin la cual no puede haber verdadero arrepentimiento (Salmo 51:1; Salmos 130:4.)  

Como bien vemos, el arrepentimiento es más que dolor, pesar o remordimiento por el pecado cometido. El verdadero arrepentimiento es un cambio total de mente que lleva la persona a buscar a Dios y su misericordia, y la Biblia también nos dice que ese verdadero arrepentimiento es un don de Dios a los hombres.  

¿Qué dice la Biblia sobre la homosexualidad?  

A menudo oímos decir de las personas homosexuales que ellos son en realidad del sexo opuesto pero que están atrapadas en el cuerpo equivocado, que nacieron así o que existe un ‘gene homosexual’ que los hace ser así. En realidad, la Biblia no nos presenta la homosexualidad como algo innato sino algo adquirido y en algunos casos puede ser parte de la misma ira de Dios sobre los que continúan en sus perversiones sin arrepentirse de sus pecados. La Biblia enseña que la homosexualidad, como todo otro pecado es “una elección” personal y el homosexual debe llegar a comprenderlo como tal si desea ser libre. Esa elección viene como producto de una identidad sexual confundida (a veces inconscientemente) o una perversión intencional (conscientemente). Sea como sea, la Biblia condena el homosexualismo como pecado y lo llama “pasión vergonzosa”, “anti-natural”:  

Romanos 1:26-28  



Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza; y así también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en sus concupiscencias los unos con los otros, cometiendo cosas nefandas hombres con hombres, recibiendo en sí mismos la recompensa que convino a su extravío. 28 Y como no les pareció retener a Dios en su conocimiento, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer lo que no conviene;  

El pecado del homosexualismo no es nuevo, desde las páginas del Antiguo Testamento Dios habla en contra de esta práctica pecaminosa juntamente con todo tipo de pecado, pero es uno de los pocos pecados que son categorizados como “abominación”. Todos conocemos la historia de cómo Dios destruyó a Sodoma y Gomorra a causa de sus pecados los cuales incluían el homosexualismo (Gen. 6), por eso los que practican el homosexualismo son conocidos como ‘sodomitas’. También tenemos la manera en que la ley de Dios dada a Moisés contenía mandamientos en contra de la práctica del homosexualismo:  

Levítico 18:22  

No te echarás con varón como con mujer; es abominación.  

Levítico 20:13  

"Si alguno se acuesta con varón como los que se acuestan con mujer, los dos han cometido abominación; ciertamente han de morir. Su culpa de sangre sea sobre ellos.  

Deuteronomio 23:17  

No habrá ramera de las hijas de Israel, ni habrá sodomita de los hijos de Israel.  

Aun así, con todo y mandamiento, la práctica del homosexualismo, que es una perversión sexual que Dios aborrece, existió dentro del pueblo y tuvo que ser tratada severamente. (1 Reyes 14:24; 1 Reyes 15:12; 1 Reyes 22:46; 2 Reyes 23:7; 1 Timoteo 1:10.)  

Aunque algunos grupos “religiosos” proponen lo contrario, como cristianos que verdaderamente creemos lo que dicen las Escrituras y deseamos agradar a Dios, debemos ver la homosexualidad como lo ve la Biblia, eso es, como algo pecaminoso que va en contra de la naturaleza y del diseño del creador quien creó a un hombre y una mujer y condena toda relación sexual fuera del matrimonio heterosexual legitimo. Pero también entendemos que como todos los pecadores, los homosexuales necesitan el perdón y la redención de Dios por medio de Cristo y por eso, oramos por ellos y deseamos que se conviertan (arrepientan) de todo corazón hacia Dios, se aparten del pecado y que cambien su estilo de vida por uno que verdaderamente agrade a Dios y sea consistente con la verdadera vida cristiana.  

¿Cambia Dios al homosexual?  

La Biblia dice que los creyentes, son “nueva criatura” (2 Corintios 5:17). Toda persona que se arrepiente de corazón y pone su confianza (cree) en Jesucristo, recibe la plenitud del Espíritu Santo. Es el Espíritu Santo mismo quien comienza una obra transformadora que trae un continuo alejamiento del pecado y un acercamiento hacia Dios. Eso significa que el que mentía, ahora comprende que no debe mentir y se aleja de la mentira, el que robaba, deja de robar, el que adulteraba, se aparta del adulterio y el que practicaba la homosexualidad se aleja de esa vida de pecado. Pero esa transformación en la mente y el querer de las personas podrán sufrir ataques de la carne. La persona se puede ver de nuevo bajo deseos pecaminosos, aun cuando en su mente y corazón desea servir a Dios. Es en este punto donde la Biblia nos llama a estar firmes y no presentar nuestros miembros (nuestro cuerpo) como instrumentos para el pecado.  

Sin embargo, cuando la persona viene a Cristo verdaderamente arrepentido, en el camino de santificación, deja atrás este pecado:  

1 Corintios 6:9-12  


¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios. 11 Y esto erais algunos de vosotros; pero fuisteis lavados, pero fuisteis santificados, pero fuisteis justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios. 12 Todas las cosas me son lícitas, pero no todas son de provecho. Todas las cosas me son lícitas, pero yo no me dejaré dominar por ninguna.  

El Apóstol Pablo dice que los que practican todo ese tipo de pecados no heredaran el reino de Dios, pero pone en contraste que “algunos” en la iglesia de Corintios “eran” (pasado) homosexuales, pero una vez en Cristo, ya no lo son porque habían sido lavados, santificados, justificados por medio del Espíritu Santo de Dios. Son muchas las personas que han salido de la vida homosexual y han hecho vidas rectas delante de Dios, por lo tanto, creemos firmemente que ‘SÍ’ posible la transformación del homosexual y la participación con los santos en las bendiciones de esta vida y el reino eterno. 

​http://www.vidaeterna.org / http://
Ir arriba
.- Levítico 18:22, “No te echarás con varón como con mujer; es abominación”.
Que dise la Biblia​



Hay muchas opiniones acerca del homosexualismo, tantas como del aborto. Lamentablemente muchos no se interesan en los hechos, pero sí en las opiniones de grupos con intereses especiales. En este artículo vamos a examinar los hechos de este asunto moral y lo que la Biblia dice en cuanto al homosexualismo.

Vivimos en un día muy perverso y libre. No es libre para hacer lo correcto, pero para hacer lo indebido. Como en el libro de los Jueces, “cada uno hacía lo que bien le parecía”. Esto lo vemos especialmente en el área de lo moral. Muchos viven sin guía ni responsabilidad moral. En el área del homosexualismo culmina esta inmoralidad.

Los homosexuales en los E.E.U.U. han disfrutado de una gran publicidad en los últimos 3 ó 4 años. Vemos mucha promoción y propaganda a favor de los homosexuales, principalmente en la televisión, en las películas, las revistas, los libros, los noticieros, en algunas escuelas públicas y privadas, en las universidades y en otras organizaciones “abiertas”.

Mucha de esta promoción es falsa. Dicen que los homosexuales nacen de esa manera. Dicen que el homosexualismo es un estilo de vida alterno. Dicen que el 10% de la población es homosexual. Estas tres conclusiones son falsas. Primero, nadie nace homosexual. Se nace varón o hembra. Es una ignorancia decir que una persona nace ladrón o violador. Estas cosas se aprenden, no se heredan. Segundo, en el 1993 se hizo un estudio mucho más conclusivo que el que se había hecho de Kinsey. El estudio de Kinsey reportó que hasta un 10% de la población era homosexual. El problema con este estudio es que fue hecho entre una población de presidiarios. Esto no es un grupo promedio de la población en general. El estudio del 1993, un estudio mucho más creíble, concluyó que sólo de 1% a 2% de la población es homosexual. En otras palabras, uno de cada cien. Esto es 90% menos que el estudio de Kinsey y es más específico.

ESTADISTICAS QUE ASOMBRAN

Las prácticas sexuales de los homosexuales son muy peligrosas. Ellos raramente son monógamos. Van de una relación superficial a otra (usualmente tienen de 4 a 5 encuentros sexuales al mes). Hasta un 73% de todos los homosexuales tienen relaciones tanto con adultos como con jóvenes. Uno de cada tres homosexuales es adicto a las drogas o al alcohol (entre la población en general es 1 de 10). El porcentaje de suicidio entre los homosexuales es muy alto también.

Los homosexuales sufren de muchas enfermedades venéreas debido a sus prácticas sexuales. De acuerdo al Departamento de Salud (1984): 70-80% de los que tienen el SIDA son homosexuales, 80% de los que tienen el Hepatitis son homosexuales, 50% de los que tienen Gonorrea son homosexuales, 40% de los que tienen Sífilis son homosexuales y 90%+ de las infecciones intestinales son debidas a las relaciones sexuales practicadas por los homosexuales.

ALGUNAS CAUSAS

Vamos a examinar algunas de las causas del homosexualismo. Las causas principales se encuentran en la familia. Estas no son las únicas causas y éstas no siempre afectan a todos. Pero encontramos un patrón de éstas en un gran número de homosexuales. Generalmente un padre pasivo, indiferente o ausente fomentará a que el hijo o hija no tenga un modelo correcto de un hombre verdadero. También una madre dominante, sobre-protectora y controladora es una gran contribución para que el hijo o hija no se desarrolle en un hombre o una mujer “hecho y derecho”. Otra causa es un varón criado entre varias hermanas, sin hermanos, o hermanos de mucha más edad o mucho menores; así también una niña criada entre varios hermanos y sin hermanas, o hermanas de mucha más edad o mucho menores.

En otras palabras el ambiente familiar es sumamente importante para el desarrollo normal y saludable de un niño o una niña.

Otra causa significativa es el abuso sexual del niño o joven. Especialmente si el abuso es por un familiar o por un conocido. Si el niño no ha recibido la atención debida de parte de sus seres queridos, a través del sexo gana la atención de un ser querido, a veces esto ayuda a que el niño se envuelva en las relaciones homosexuales.

Algo importante que tenemos que notar es que todos los pecados sexuales son condenados por Dios. En otras palabras, Dios condena los actos sexuales entre heterosexuales también. El único acto sexual que Dios permite y que la sociedad debe permitir es el sexo entre esposo y esposa casados por la ley. Dios condena la fornicación (sexo entre personas no casadas), esto incluye el sexo entre jóvenes y el sexo pre-marital. 1 Tes. 4:3 dice, “Pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación”. También Dios condena el adulterio (sexo entre una persona casada con otra persona que no es su cónyuge) – Éxodo 20:14, “No cometerás adulterio”. Dios condena la sodomía (sexo entre personas del mismo sexo) – Lev. 20:13, “Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre”. Dios condena el incesto – Lev. 20:17, “Si alguno tomare a su hermana…es cosa execrable; por tanto serán muertos”. Dios también condena la bestialidad – Lev. 20:15, “Cualquiera que tuviere cópula con bestia, ha de ser muerto”.

CONDENACION DEL HOMOSEXUALISMO EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

Las siguientes escrituras del Antiguo Testamento confirman la condenación del Homosexualismo:

—Levítico 18:22 “No te echarás con varón como con mujer; es abominación”.
 —Levítico 20:13 “Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre”.
 —Deuteronomio 23:17 “No haya ramera de entre las hijas de Israel, ni haya sodomita de entre los hijos de Israel”.
 —1 Reyes 14:24 “Hubo también sodomitas en la tierra, e hicieron conforme a todas las abominaciones de las naciones que Jehová había echado delante de los hijos de Israel”.
 —1 Reyes 15:12 “Porque quitó del país a los sodomitas, y quitó todos los ídolos que sus padres habían hecho”.
 —1 Reyes 22:46 “Barrió también de la tierra el resto de los sodomitas que había quedado en el tiempo de su padre Asa”.
 —2 Reyes 23:7 “Además derribó los lugares de prostitución idolátrica que estaban en la casa de Jehová, en los cuales tejían las mujeres tiendas para Asera”.
 —Isaías 3:9 “La apariencia de sus rostros testifica contra ellos; porque como Sodoma publican su pecado, no lo disimulan. ¡Ay del alma de ellos! porque amontonaron mal para sí”.
 —Ezequiel 16:49 “He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso”.

CONDENACION DEL HOMOSEXUALISMO EN EL NUEVO TESTAMENTO

Las siguientes Escrituras del Nuevo Testamento confirman la condenación del homosexualismo:

—Romanos 1:21-32 “Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible, en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles. Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén. Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican”.
 —1 Corintios 6:9-10 “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios”.
 —I Timoteo 1:9-10 “Conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina”.
 —2 Pedro 2:6 “Y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente”.
 —Judas 7 “Como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno”.

¿COMO AYUDAR A UN HOMOSEXUAL?

Quizás alguien se pregunta, ¿Cómo puedo ayudar a un homosexual? La Biblia claramente nos enseña que Cristo es la única respuesta para la transformación de la vida. 2 Corintios 5:17 dice, “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”. Este es el primer paso para un cambio permanente.

Demuestre siempre amor verdadero. Rechace el pecado del homosexual pero no lo rechaces como persona. Sabemos que Dios no los rechaza. “Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo” – Romanos 10:13. Y Cristo dijo en Mateo 11:28, “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”. Si condenamos al homosexual, no lo vamos a poder ayudar. Siempre comunica esperanza para el homosexual. En los versículos anteriores de 1 Corintios 6:9-10 “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis:… ni los afeminados, ni los que se echan con varones…” El siguiente versículo dice, “Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios” (1 Cor. 6:11).

Enséñele que la Biblia dice que cada individuo es responsable moralmente por sus actos sexuales (Éxodo 20:14; Levítico 20:10-21; Deuteronomio 22:22-30; Mateo 19:4-9; Marcos 10:6-12; Juan 8:1-11; 1 Corintios 5:1-5; 6:9-20; 7:8-16).

Hay una salida de esta adicción. Ayude al homosexual a que descubra alguna amargura en su vida y que se arrepienta. El homosexual tiene que aceptar y recibir el perdón de Dios si desea seguir adelante. Ayúdele a encontrar una persona o grupo para apoyo continuo.

Por último, ayude al homosexual a comenzar a renovar su mente, a pensar diferente, a ver y a seguir lo correcto desde el punto de vista de Dios. Romanos 12:1-2 declara: “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios
Autor: Tony Pérez - literaturabautista.com
Homosexuality is romantic attraction, sexual attraction or sexual behavior between members of the same sex or gender.
¿Es la homosexualidad un pecado? ¿Y a quién le creemos?
 Dios es el juez supremo y soberano del pecado. La homosexualidad es un pecado por orden Suya; no se decide por opinión pública o por un clero falso/engañado. Las cambiantes sociedades no dictan los estándares de Dios. El pecado es definido para nosotros por Dios en la Biblia. Es la fuente de lo que Dios dice que es santo y justo o pecado y abominación. Hebreos 13:8 afirma que Dios es el mismo ayer, hoy, y siempre; Él no "va con la corriente". 

 La Palabra de Dios dice que la homosexualidad no es natural, es una perversión, una abominación, fornicación, un afecto vil, y un gran pecado en Su contra. Él declara que cualquier acto sexual fuera del matrimonio es adulterio (heterosexual u homosexual). El sexo debe ser entre un hombre y una mujer dentro del matrimonio. 

¿Es la homosexualidad un pecado? ¿Qué significa esto?
 El diseño de Dios para las relaciones sexuales naturales es parte de Su plan. La homosexualidad falsifica lo que Dios diseñó. El pecado a menudo significa no sólo rechazar a Dios, sino negar o rechazar el cómo y por qué fuimos hechos. Aunque puede ser considerado aceptable por algunos hoy en día -- hasta en algunas iglesias -- no es aceptable para Dios. Y nosotros necesitamos tomar eso seriamente. 

 Los pecados sexuales eran rampantes en las ciudades de Sodoma y Gomorra. (Este es el origen de la palabra sodomía). A pesar de las advertencias, ellos rehusaron arrepentirse. Dios destruyó esas ciudades y quedó registrado como advertencia a todas las generaciones futuras. (Génesis 18:20-21, Génesis 19:4-5, 2da de Pedro 2:6) Algunas escrituras adicionales sobre homosexualidad se encuentran en: 
• Levítico 18:22 
• Levítico 20:13 
• Romanos 1:26-27 
 El precio por la homosexualidad y otras fornicaciones es dado en: • 1ra de Corintios 6:9-10 
• Judas 6-7 
• Romanos 1:18 
 A pesar de la creciente tendencia secular humanista a pensar que "está bien ser gay," no es un estilo de vida recto. La mayoría de los cristianos que se expresan no son homofóbicos, pero están tratando de compartir el amor de Cristo por los homosexuales y tratando de apartarlos de un horroroso juicio. 

¿Es la homosexualidad un pecado? ¿Hay esperanza de perdón?
 Absolutamente hay esperanza para los homosexuales. Dios puede limpiar y purificar del pecado a todas las personas. De tantas escrituras que hablan del pecado, existen más que hablan del perdón y de la redención. Él es capaz de dar libertad a cualquiera que desee sinceramente verdadera libertad y salvación. Tal cosa se demuestra en 1ra de Corintios 6:11 (RV): "Y esto erais algunos: más ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios." Este versículo dice "erais algunos" refiriéndose a que se convirtieron en actos del pasado. 

 Se nos ofrece recibir el poder del Espíritu de Dios para ayudarnos a apartarnos de nuestros pecados. No siempre es fácil salir de la drogadicción, la homosexualidad, la pornografía, o cualquier otro pecado, pero Dios proporcionará un camino. Los cristianos deben traer al reino, con "amor," a aquellos que deseen arrepentirse y vivir por Su plan natural. 

 Jesucristo murió en la cruz por todos nuestros pecados y resucitó al tercer día. Él desea que nos arrepintamos y seamos perdonados por nuestros pecados al entrar a una relación personal con Él. 

Heterosexual (hetero). Las personas heterosexuales sienten una atracción romántica y física por los miembros del sexo opuesto: los hombres sienten atracción por las mujeres y las mujeres sienten atracción hacia los hombres. A veces, se conoce a los heterosexuales como "hetero".

•Homosexual (gay o lesbiana). Las personas homosexuales sienten una atracción romántica y física por los miembros del mismo sexo: las mujeres sienten atracción por las mujeres y los hombres sienten atracción hacia los hombres. El término "gay" suele usarse para hacer referencia a una persona homosexual (ya sea hombre o mujer). A las mujeres gays, también se las llama lesbianas.

•Bisexual. Las personas bisexuales sienten una atracción romántica y física por los miembros de ambos sexos.