"Tesoros Cristiano"
BienvenidaIniciosLo NuevoSalvacionTu Alma Jovenes
Peliculas CristianasPeliculas de la BibliaNoticias CristianasProfecias BiblicasAlfareroEl Ocultismo
 La OracionOREMOS Remedios y Consejos BiblicosLa Biblia y su contenidos.Herramientas BiblicasLa Biblia en un año
Tecnologia Recursos de Emergencias(Alimentos)Su RegresoApocalipsisY el que ha de venirEl Homosexualismo
viviendo en los tiempos BiblicosPasaporte Expres (Arqueologia Biblica"No Mataras"Los niños  son de CristoNiños y JovenesUn segundo despues
Espiritu SantoEl cuerpo Templo del Espíritu SantoCita con tigo.Mujer de DiosHombreLa Ley de salud del Senor
Dios sana a los enfermosEl ayuno Pasando Paginas (BiografiasFiestas Mnsuales infoHoyAnuncios
Guerra EpiritualEstudios en videos7 vecesEl cilencio de DiosUn Susurro En El Alma (Poemas)Santidad
DemonologiaSanidadNuestro Cuerpo

Double click here to add text.
Contact Us
.Paso 1 – ¡Dios te ama y tiene un plan para tu vida! La Biblia dice, “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, [Jesucristo] para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16). Jesús dijo, “Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia,” lo que significa una vida completa y llena de propósito (Juan 10:10). Pero aquí está el problema: 


Paso 2 - Somos pecadores y estamos separados de Dios. Todos hemos hecho, pensado o dicho cosas malas, lo cual la Biblia llama ‘pecado’. La Biblia dice, “Pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). Las consecuencias, o la paga del pecado, es muerte—separación espiritual de Dios (Romanos 6:23). ¿Las buenas nuevas?


 Paso 3 - ¡Dios envió a su Hijo a morir por tus pecados! Jesús murió en nuestro lugar para que nosotros podamos vivir con Él eternamente. “Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8). Pero no terminó con su muerte en la Cruz. ¡Resucitó y vive todavía! “Cristo murió por nuestros pecados … fue sepultado … resucitó al tercer día según las Escrituras … se apareció a Pedro, y luego a los doce [discípulos]. Después se apareció a más de quinientos” (1 Corintios 15:3-6). Jesús es el único camino a Dios. Jesús dijo, “Yo soy el camino, la verdad y la vida—le contestó Jesús—nadie llega al Padre sino por mí” (Juan 14:6). 


Paso 4 - ¿Te gustaría orar para recibir el perdón de Dios? No hay nada que podamos hacer para ganar la salvación; somos salvos por la gracia de Dios cuando tenemos fe en su Hijo Jesucristo.

Sólo tienes que reconocer que eres pecador, que Cristo murió por nuestros pecados, y pedir, con una oración, Su perdón. Orar es simplemente hablar con Dios. Él te conoce y te ama. Lo más importante para Él es la actitud de tu corazón: la honestidad. Sugerimos hacer la siguiente oración para aceptar a Jesucristo como Salvador: 


Ora

"Señor Jesucristo: Gracias por que me amas y entiendo que te necesito. Gracias porque moristes en la cruz por mis pecados. Hoy te abro la puerta de mi vida y te recibo como mi Señor y mi Salvador. Ocupa el trono de mi vida. Y te pido que escribas mi nombre en el Libro de la Vida y que nunca lo borres de el. Hazme la persona que tu quieres que yo sea. Gracias por perdonar mis pecados y darme la vida eterna". Amen.



Los cuatro pasos para la salvacion
Becoming Born Again


In the Bible book of John, Chapter 3, Jesus tells a man "I tell you the truth, no one can see the kingdom of God unless he is born again." He then goes on to explain that this is a spiritual rebirth.

God told Adam in the Garden of Eden that if he ate of the fruit of the Tree Of The Knowledge Of Good And Evil he would surely die. Adam ate the fruit of that tree and he immediately died spiritually. Physically, he lived hundreds of years more.

To be spiritually dead is to be out of communication/fellowship with our Heavenly Father. Sin cannot live in His presence and has to die. Our Father separated Adam and Eve from Him physically so that they would not die physically. 

In Romans 7 the Apostle Paul writes "Once I was alive apart from law; but when the commandment came, sin sprang to life and I died. I found that the very commandment that was intended to bring life actually brought death." He is saying that as a young child he was alive spiritually, but at some point he became aware of right and wrong and at that time he died spiritually. Like Adam, when we obtain the knowledge of good and evil we died spiritually. We must be born again, spiritually, to see the kingdom of God which we call heaven. Spiritually dead people when they die physically are dead spiritually forever and are eternally separated from God in a place we call Hell.

The sin of Adam and all mankind had to be punished, because God is righteous, He is Holy. Our Heavenly Father provided one way for you to be born again. That one way to be born again is Jesus Christ, the Son Of God. Jesus became a man and lived a righteous, sinless life for 33 years. Then this entirely innocent Man, Jesus, was punished by God for your sin and for all of mankind's sins. The punishment for our sins and all the curses for our sins were put onto Jesus Christ. This entirely innocent, righteous Man died physically and spiritually for you and me. Jesus became sin and we received the gift of righteousness, along with all the other gifts described on this website. Three days after Jesus died, He was resurrected, He came back to life physically. He talked with and taught his followers for another 40 days and then he ascended into Heaven, while promising to come again. Hundreds of people saw Him alive during this 40 day period.

The Holy Bible tells us we can be born again this way:

That if you confess with your mouth, "Jesus is Lord," and believe in your heart that God raised him from the dead, you will be saved. For it is with your heart that you believe and are justified, and it is with your mouth that you confess and are saved.

So, you become born again by confessing and believing. If you believe that Jesus is the way, that he died for your sins, you need to say, out loud "Jesus I believe that you dies for my sins. I give you my life. You are my Lord".

If you confessed this and believed, you are born again. You are entirely righteous, in right standing with God. You have been adopted into a new family, the family of God. Study the other pages on this website to learn more about your inheritance!


Marcos 14:24

Y les dijo: Esto es mi sangre del nuevo pacto, que es derramada por muchos.
Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.

Efesios 2:8-9
Si hicistes la oracion dejanos saver para darte alguns consejos a :  carydeworcester@aol.com  o oprime en el boton donde dise CONTACT US AL LADO >>>>>>>>>>>>
Leer más: http://www.todopatuweb.net/codigos/
Ir arriba
5 claves para identificar la religión verdadera
PLAN DE SALVACION 4 PASOS
llamanos si quieres aseptar a Jesus como tu unico salvador.
 Para hacer la oracion contigo  marca en tu telefono 774-578-3557
o llama al 1800-6333446  1800 Nedd Him
​Aprieta en la foto del telefono y  mira lo que Jesus tiene para ti
Efesios 2:8-9 

8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 

9 no por obras, para que nadie se gloríe. 

Usted puede aceptar el regalo que Jesús nos ofrece pidiéndole que sea su Señor y Salvador.
Él nos ofrece esta relación, gratis y con amor. "Pero a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios." (Juan 1:12) Como cualquier regalo, usted debe recibirlo para que pueda ser verdaderamente suyo.

¿Cómo recibe el regalo de Jesucristo?

"Cree en el Señor Jesús y serás salvo..." (Hechos 16:31) Podemos recibir a Jesucristo invitándole personalmente a nuestra vida . Jesús dijo "¡Mira! Yo estoy a la puerta y llamo. Si oyes mi voz y abres la puerta, yo entraré"... (Apocalipsis 3:20)

Si usted desea aceptar el regalo de Jesús y ser un hijo de Dios, haga esta oración en este momento.

"Señor Jesús, te necesito. Gracias por morir en la cruz para pagar por mis pecados. Te pido perdón por mis pecados y te recibo como mi Señor y Salvador. Gracias por darme el regalo de vida eterna. Deseo cambiar y vivir una nueva vida contigo como mi Señor y Salvador. Gracias Jesús. Amén".

Si usted hizo esta oración para recibir a Jesucristo como su Salvador, ¡felicidades! Cuando usted sinceramente le pide a Jesucristo que sea su Salvador, Él entra espiritualmente en su vida y usted pasa a ser hijo de Dios. "Y este es el testimonio que Dios ha dado: él nos dio vida eterna, y esa vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida". (1 Juan 5:11-12) Puede que usted se sienta o no, diferente inmediatamente, pero algo sí es seguro; si usted verdaderamente le ha pedido a Cristo que sea su Salvador, sus pecados han sido perdonados y usted es hijo de Dios.

​a Biblia nos enseña que el pecado es trangresión contra la ley de Dios (1 Juan 3:4). Todos los que saben la diferencia entre el bien y el mal han pecado (Romanos 3:23). Nuestros pecados nos separan de Dios (Isaías 59:1-2). El castigo por pecado es la muerte (Romanos 6:23). Ésta es “la muerte segunda” que es “el lago que arde con fuego” (Apocalipsis 21:8).

Dios nos ama. Él no quiere que seamos castigados por nuestro pecado. Por eso ha provisto una manera en que podemos tener perdón (Juan 3:16). Dios envió a Su Hijo unigénito, Jesucristo, a morir por nuestros pecados (1 Juan 4:10). Jesús sufrió el castigo que deberíamos de haber recibido nosotros por nuestros pecados (Isaías 53:4-6). No sufrió por Sus propios pecados, porque no tenía pecado (2 Corintios 5:21). Sufrió en la cruz por nuestros pecados para que fuéramos perdonados (Romanos 5:6-8); 1 Pedro 2:24). Para ser perdonados, y así recibir la vida eterna, debemos de aceptar la salvación que Jesús ha hecho posible. Hay cinco pasos que debemos de tomar para alcanzar la salvación.

Oír

Primero, debemos oír el Evangelio de Jesucristo. La Biblia enseña que “la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Romanos 10:17). Si los padres de una persona son cristianos, eso no implica que esa persona es cristiana. No se puede heredar la fe (Ezequiel 18:20). Cada persona debe creer en Jesucristo por sí mismo. El cristianismo es una religión de enseñanza (Mateo 28:19-20). Si uno no ha oído el Evangelio y aprendido que Jesucristo murió por sus pecados, fue sepultado, y resucitó de los muertos, éste no puede ser salvo. El apóstol Pablo escribió: “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?” (Romanos 10:14). Uno debe primeramente oír el Evangelio, y después podrá creerlo.

Creer

Segundo, uno debe creer que Jesús es el Cristo, el Hijo del Dios viviente (Mateo 16:16). Jesús dijo: “si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis” (Juan 8:24). El carcelero en Filipos les preguntó a Pablo y a Silas, “Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?” Le dijeron “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa” (Hechos 16:30-31). Jesús también dijo: “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:16). Uno llega a creer en Jesucristo al oír la enseñanza del Evangelio. La fe viene solamente al oír la Palabra de Dios (Romanos 10:17). Por eso, es tan importante que el Evangelio sea predicado por todo el mundo (Marcos 16:15).

Arrepentirse

Tercero, uno debe de arrepentirse de sus pecados para ser salvo (Hechos 17:30-31). Jesús mandó que “se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén” (Lucas 24:47). El arrepentimiento es el resultado de sentir pena por los pecados que se han cometido (2 Corintios 7:10). En el día de Pentecostés, cuando los judíos se enteraron de que ellos habían crucificado al Hijo de Dios, “se compungieron de corazón” (Hechos 2:37). Querían ser perdonados de sus pecados, así que preguntaron “¿Qué haremos?” Se les dijo “Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados...” (Hechos 2:37-38). Al arrepentirse, una persona vuelve la espalda a sus pecados (1 Tesalonicenses 1:9). Para mostrar que se ha arrepentido, hará buenas obras (Mateo 3:8).

Confesar

Cuarto, uno debe confesar que Jesús es el Cristo, el Hijo del Dios viviente (Mateo 16:16). Esta gran verdad es la fundación misma sobre la cual está edificada la iglesia de Cristo (Mateo 16:18; Hechos 4:11-12; 1 Corintios 3:11). Jesús dijo que debemos estar dispuestos a confesarle ante los hombres si queremos que Él nos confiese a nosotros ante el Padre (Mateo 10:32-33). El apóstol Pablo escribió: “Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación” (Romanos 10:8-10). Cuando Felipe predicó a Jesús al eunuco etíope, el eunuco le preguntó: “¿qué impide que yo sea bautizado?” Felipe le dijo que pudiera ser bautizado si creyera. Entonces confesó el eunuco: “Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios” (Hechos 8:35-38). Nosotros también debemos hacer esta confesión sencilla e importante para ser salvo.

Ser bautizado

Quinto, uno debe ser bautizado para ser salvo. Jesús dijo: “El que creyere y fuere bautizado, será salvo” (Marcos 16:16). Fíjate que el bautismo sigue el creer. Alguien que no cree en el Evangelio no puede ser bautizado verdaderamente. Por eso, los bebés no pueden ser bautizados, porque son demasiado inmaduros para (1) tener pecado, (2) oír el Evangelio, (3) arrepentirse del pecado, (4) confesar que Jesucristo es el Hijo de Dios. El bautismo también sigue el arrepentimiento. En el día de Pentecostés, Pedro les dijo a los que preguntaron cómo ser salvo “Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros...” (Hechos 2:38). Alguien que no se ha arrepentido verdaderamente no se puede bautizar de verdad.

El bautismo es una sepultura en agua (Romanos 6:3-4; Colosenses 2:12). Eso excluye otros supuestos métodos de bautismo, como rociar o verter agua sobre la persona. El propósito del bautismo es ser salvo (Marcos 16:16; 1 Pedro 3:21). ¡No es posible ser salvo antes del bautismo! El bautismo es “para perdón de los pecados” (Hechos 2:38). Así como Jesús derramó su sangre para perdonar pecado (Mateo 26:28), nosotros somos bautizados para recibir perdón de los pecados. En el bautismo, los pecados del pecador son lavados por la sangre de Jesús (Hechos 22:16).

¿Qué se debe hacer para ser perdonado de los pecados? Es necesario
1.Oír el Evangelio de Cristo;
2.Creer que Jesucristo es el Hijo de Dios;
3.Arrepentirse de todos los pecados pasados;
4.Confesar que Cristo es el Hijo de Dios;
5.Ser bautizado para perdón de los pecados.

Al hacer todo esto, una persona es añadida por el Señor a Su iglesia (Hechos 2:41, 47). Nace de nuevo (Juan 3:3-5; 2 Corintios 5:17). Está en Cristo, donde se encuentran todas las bendiciones espirituales (Efesios 1:3; Gálatas 3:26-27). En resumen, es cristiano (Hechos 11:26; 26:28; 1 Pedro 4:16).

¿Eres tú salvo de tus pecados? Has tomado estos pasos sencillos para tener la salvación? Si no, ¿por qué no lo haces hoy?